🇪🇸 Lucia di Lammermoor en Bilbao

Octubre 26, 2019. La Asociación de Amigos de la Ópera de Bilbao en la XIII Edición del Programa Ópera Berri, que pretende acercar la ópera a nuevos públicos a precios populares, ha ofrecido una emocionante representación de Lucia di Lammermoor con un segundo reparto plagado de prometedoras voces.

Juan Antonio Sanabria (Riccardo) y Leonor Bonilla (Lucia)

La dirección musical corrió a cargo del italiano Riccardo Frizza, al frente de la Orquesta Sinfónica de Euskadi. Su labor, tremendamente solidaria con unos cantantes jóvenes a los que había cuidar, hizo brillar al Coro de la Ópera de Bilbao y resultó magistral en el dúo entre el barítono y la soprano. En el largo pasaje de la «Escena de la locura» —acompañada esta vez por armónica de cristal— mantuvo la templanza necesaria, contribuyendo al triunfo rotundo de una de las cantantes con más futuro del panorama lírico actual: Leonor Bonilla. De su brillante labor desde el foso, únicamente echamos en falta que no hiciera saludar junto a la soprano protagonista al intérprete acompañante en la armónica de cristal: el alemán Sascha Reckert.

El barítono Manel Esteve estuvo mejor a nivel vocal que en su faceta dramática. De voz profunda y correcta proyección, destacó en la cabaletta del primer acto, en los dúos con Lucia, en el sexteto y en la cabaletta ‘Ah! O sole, píu ratto’, donde se reta junto al tenor.

El tenor canario Juan Antonio Sanabria se presentó en la función de Ópera Berri de Bilbao con ‘Sulla tomba che rinserra’, donde mostró un timbre claro y una voz bellísima que acomete la parte más aguda con solvencia. En el posterior dúo ‘Verranno a te sull’aure’ emocionó junto a la soprano Bonilla, la gran triunfadora de la noche. Uno de los mejores momentos de su actuación llegó en el último acto con ‘Tu che a Dio spiegasti l’ali’, donde nos deleitamos con una de las más bellas voces de tenor ligero a nivel nacional, ideal para afrontar con solvencia este tipo de repertorios. Vistas las maravillosas dotes vocales de este tenor y la elegancia de su canto, no entendemos cómo no desempeñó el rol del prometido Lord Arturo en las cuatro funciones principales de Lucia di Lammermoor que ofreció la ABAO al inicio de la temporada.

La joven soprano sevillana triunfó en Bilbao ofreciendo una Lucia espectacular a todos los niveles. En el dúo ‘Verranno a te’ mostró su faceta más técnica, cosechando los aplausos del público asistente. Su voz cuenta con facilidad para las notas altas y con el don de la proyección, como quedó demostrado en el dúo con el barítono y en el famoso sexteto ‘Chi mi frena in tal momento’ —tal vez el concertante más famoso de la historia de la ópera— donde su voz sobresalió muy por encima de las del resto del reparto. La famosa «Escena de la locura» fue un deleite vocal para un público nuevo que quedó impresionado por unas coloraturas y unos pianissimi que consagraron a Leonor Bonilla en Bilbao como a una de las cantantes con más futuro de nuestro país.