🇮🇹 Suor/Cav en Novara

Elena Memoli cantó Suor Angelica con tonos brillantes

Diciembre 15, 2019. El director de este díptico representado en el Teatro Coccia de Novara fue Daniele Agiman, director de la cátedra de dirección orquestal del Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán desde 1999 y, desde marzo de 2007, profesor de la Universidad Kurashiki Sakuyo en Japón. Bajo su batuta, la Orchestra Filarmonica Pucciniana reaccionó con entusiasmo y vivacidad. La música tanto de Puccini como de Mascagni alcanzó momentos de alta expresividad y emoción conmovedora.

La dirección escénica confiada a Gianmaria Aliverta fue tradicional, con escenografía de Francesco Bondì. Escuché a los cantantes de estas producciones por primera vez: Elena Memoli fue primero Angelica y Lola después, y en ambos roles exhibió una hermosa voz con tonos brillantes y agudos importantes. Antonella di Giacinto fue una fabulosa Principessa y sincera Mamma Lucia, que exprimió el carácter de sus roles con colores bruñidos. Santuzza fue interpretada por Marika Franchino, con elasticidad y emisión segura, respaldada por un timbre apasionado y sensible. 

Los coros en ambas obras tienen un carácter definitorio y gran amplitud vocal y escénica. El vibrante Coro de Ars Lyrica fue dirigido con rigor por Chiara Mariani y el Coro Voci Bianche della Fondazione Teatro Goldoni e del Teatro Coccia fue dirigido por Laura Brioli con buenos resultados.

A mi parecer, las voces femeninas tuvieron mayor precisión e importancia que las masculinas en estas funciones, aunque todos fueron muy aplaudidos. Rosolino Claudio Cardile fue un Turiddu no muy apasionado. Lo mismo hay que decir del Alfio de Matteo Jin, cuyo personaje debe irradiar unos celos incontenibles; pero ambos cantaron con voces agradables y muy aplaudidas.