🇺🇸 Ian Bostridge en Tucson

Ian Bostridge © Sim Canetty Clarke

Enero 22, 2020. Cada año la Tucson Guitar Society presenta un esperado recital en el que el solista es acompañado por un guitarrista. Este año el tenor Ian Bostridge y la guitarrista Xuefei Yang ejecutaron un programa que incluyó piezas de John Dowland, Benjamin Britten, Dominick Argento, Xu Changjun y Stephen Goss.

El recital comenzó con la canción de 1610 ‘In Darkness Let Me Dwell’ de John Dowland, y a partir de ahí el público se introdujo en un estado de ánimo pensativo cuando la voz de Bostridge enfatizó la tristeza del texto anónimo. La interpretación del tenor y la guitarrista de ‘Second Lute Song’ de Essex de la ópera Gloriana de Benjamin Britten (1953) mostró el excelente control de la respiración del cantante y la capacidad de la guitarrista no solo de tocar con gran virtuosismo sino también de seguir las complejidades de la interpretación del cantante; una pieza desafiante musical e intelectualmente.

Bostridge y Yang ofrecieron cuatro obras conocidas de Franz Schubert: ‘Die Mainacht’ (La noche de mayo), la fascinante historia de ‘Der König im Thule’ (El rey de Thule y su cáliz), el agradecido ‘An die Musik’ (A la música), y la eternamente querida ‘Ständchen’ (Serenata). Aunque el canto de Bostridge es musical, no tiene el sonido italiano al que nos hemos acostumbrado escuchar en estas canciones. Con su interpretación me di cuenta de que hay diferentes formas de presentar música conocida, y la interpretación de Bostridge se centró en darle gran significado a los textos.

Dado que el tenor inglés y la guitarrista china vienen de diferentes partes del mundo, este concierto enfatizó el efecto East-West, contrastando sus culturas musicales. Las deliciosas canciones de Britten de 1957 Songs from the Chinese fueron una elección natural para este programa. Traducidos al inglés por Arthur Waley, los seis poemas fueron: ‘The Big Chariot’, ‘The Old Lute’, ‘The Autumn Wind’, ‘The Herd-Boy’, ‘Depression’, y ‘Dance Song’. Cada uno se convirtió en un ensueño conmovedor sobre la fugacidad de la belleza y el propósito de la vida. 

Bostridge y Yang recordaron muchas imágenes coloridas, como el polvo asfixiante que levantaba el gran carruaje; las hojas rojas y doradas que volaban por la tierra árida en el viento frío del otoño en China; el pequeño y solitario muchacho del rebaño con el enorme buey; la creciente palidez del amante muerto; y la emoción de ver bailarines revoloteando por la habitación con trajes de colores brillantes. Aquí, Yang demostró ser una acompañante consumada y sensible. Su interpretación virtuosa agregó una visión adicional a la interpretación más inteligente de Bostridge de estas canciones raramente escuchadas.

Xuefei Yang © Neil Muir

Después de un corto intermedio, la guitarrista invitó al público a escuchar dos piezas en solitario, la tradicional ‘A Moonlit Night on Spring River’ y el desafiante ‘Sword Dance’ de Xu Changjun. Yang tiene un buen instinto para el drama musical y contó las historias de la noche en el río y la danza de la espada con detalles musicales que fueron tan gráficos como si los hubiera contado en palabras. 

Bostridge regresó con la composición de 2014 del compositor galés Stephen Goss, The Book of Songs, escrita para Bostridge y Yang. Goss, nacido en 1964, es un compositor, guitarrista y académico galés que ganó el Premio Julian Bream en 1986. The Book of Songs se basa en una colección de poemas chinos que data de los siglos XI al VII a. C. y que ilustra escenas e imágenes como el cortejo, el canto, el baile, el matrimonio, la separación, los banquetes, las bebidas, las peleas y los lamentos de muerte de un ser querido en la antigüedad conocido como El libro de canciones, pero también toma algunos de sus textos de otras fuentes de poesía china antigua.

Al final, Bostridge y Yang pusieron el arco del concierto en un círculo completo con un regreso a ‘In Darkness Let Me Dwell’ de John Dowland. Los aplausos continuaron durante varias reverencias y hubo un bis más ligero y feliz, pero lo que había comenzado con Dowland parecía completo con el regreso de su oscuro “Oh, déjame vivir muriendo, hasta que la muerte venga”…