Camerata Pacifica y Samuel Mariño en Los Ángeles

Camerata Pacifica y Samuel Mariño en Los Ángeles
La Camerata Pacífica y Samuel Mariño ofrecieron un concierto en Los Ángeles

Mayo 18, 2023. Camerata Pacifica, la orquesta de música de cámara con sede en Santa Bárbara, California, se ha caracterizado por ofrecer a su público programas atrevidos y eclécticos compuestos de obras contemporáneas, obras poco conocidas de compositores famosos y, por supuesto, piezas habituales del repertorio de cámara. 

Además, ofrece sus conciertos en cuatro diferentes salas de concierto, ya sea en su sede de Santa Bárbara, así como en ciudades como Ventura, San Marino y Los Ángeles. Como todas las asociaciones artísticas y agrupaciones musicales en la actualidad, continúan sufriendo los efectos de la pandemia para atraer público, y hacer que este vuelva a disfrutar de la música en vivo, pero eso no ha sido un impedimento para que la orquesta siga adelante con sus programas.

El último concierto de la temporada se llevó a cabo en el auditorio Zipper Hall, de la escuela de música de la ciudad de Los Ángeles The Colburn School, ubicada en el centro de la ciudad sobre la avenida Grand, a tan solo unos pasos del Walt Disney Hall y la Ópera de Los Ángeles. Este último programa de la agrupación mezcló estilos y épocas diferentes, como la del compositor estadounidense John Adams (1947) con la Johann Sebastian Bach (1685-1750) y el italiano Giovanni Battista Pergolesi (1710-1736), y contó con el sopranista venezolano Samuel Mariño, todo una sensación en la ópera barroca en la actualidad, quien realizó su debut estadounidense con estos conciertos.

El sopranista venezolano Samuel Mariño cantó música de Bach y Pergolesi

Con un registro parecido al de una soprano lírico ligera, y una vestimenta algo extravagante, se presentó el joven artista quien interpretó la cantata ‘Non sa che sia dolore’ BWV 209 de Bach, una pieza encantadora, secular como la mayoría de las cantatas de Bach, y algo anómala, por ser una de sus dos únicas en italiano y su cercanía con la ópera, que además posee un cierto halo de misterio. Compuesta principalmente para soprano, flauta, cuerdas y continuo, es una obra muy ligera en su textura y contiene dos pares de recitativos y arias en las que Mariño cantó con expresividad, animación y una voz ligera, de atractivo color uniforme y facilidad en la flexibilidad de la voz, a pesar de un despliegue emocional por momentos exagerado.

Buen acompañamiento del reducido pero seguro grupo de solistas, algo alejados del estilo y carentes de un sonido más barroco, pero al final satisfactorio. En contraste, se ofreció el Salve Regina en Do menor para soprano, cuerdas y continuo de Pergolesi, otra breve obra más sentimental, sentida, quizás trágica y religiosa en su concepción: una especie de himno a María. En su brevedad, expresa diversos sentimientos, y en este caso sentí la voz de Mariño algo artificial, menos convincente, un poco áspera y poco comunicativa. Hubiera sido ideal una elección en la que el cantante pudiese desplegar su potencial pirotécnico y vocal que seguramente posee, y que le ha servido para hacerse un nombre en el mundo de la música barroca y antigua y que lo ha llevado a realizar grabaciones discográficas y a presentarse en importantes escenarios europeos de música antigua. 

El concierto se complementó con la ejecución de Shaker Loops, para septeto de cuerdas (1978-1982) del famoso compositor John Adams, una pieza con su característico sonido minimalista. Con la música de esta pieza de aproximadamente treinta minutos de duración en cuatro movimientos titulados I. Shaking and trembling, II. Hymning Slews, III. Loops and verses y IV. Final shaking, Adams intentó emular el efecto dominó de los cuerpos en el agua. La idea del compositor era repartir de manera circular la vibración y la oscilación de las cuerdas entre las notas, en una especie de baile repetitivo con música energética. 

La obra es interesante de escuchar y los músicos de la Camerata la tocaron con intensidad y vigor. Es ligera y asequible, incluso atractiva al oído. Como dato, Adams realizó varias versiones de la misma pieza, hasta llegar a esta versión de cuerdas para septeto, y a pesar de que existen diversas grabaciones discográficas la composición, fue considerada como un fracaso comercial, y por ello es raro escucharla. Un descubrimiento asistir a un concierto de la Camerata Pacifica que se puede describir como diferente, variado, atractivo e interesante.