🇺🇸 Carmen en Atlanta

🇺🇸 Carmen en Atlanta
Carmen en pandemia © Ken Howard

Mayo 2, 2021. La Ópera de Atlanta efectuó una representación resumida de Carmen de Georges Bizet, cambiando el argumento y situándolo en Texas, en el Bar «Lillas Pastia», durante la pandemia. Carmen (Megan Marino y Ashley Dixon, que alternaron funciones) y sus amigas Frasquita (Alejandra Sandoval) y Mercédès (Gabriele Beteag) son las artistas del show, mientras los policías José (Richard Trey Smagur) y Zuniga (José Caballero) forman parte del público. Al final de la noche José cae rendido a los pies de Carmen y su interpretación de la «Habanera», pero sale de su estupor ante la presencia de Micaëla (Jasmine Habersham), quien le pide que regrese con su madre que sufre de Covid-19. Carmen coquetea con Zuniga y José, quien bajo los efectos del alcohol y los estupefacientes, acaba disparándole al rival.

Al salir de la prisión, José vuelve a la taberna y se reconcilia con Carmen. La mente del policía evoca a su madre enferma, mientras Carmen trata de acaparar su atención en seductora danza, pero es interrumpida por Micaëla, quien logra convencer a José que regrese donde su madre enferma. 

Aparece Escamillo (Michael Mayes y Theo Hoffman alternando), el torero, quien le canta su famosa canción a Carmen, provocando los celos de José, pero prefiere abandonar el recinto antes de batirse a golpes con el policía. Don José y Carmen discuten hasta que Micaëla logra llevar al hijo con su madre. En la escena final vemos que José no llega a tiempo para despedirse de su madre, quien perdió la batalla contra el virus. Derrotado, José regresa a la taberna, mientras Carmen y sus compañeras juegan a los naipes para ver su futuro. Es ahora cuando José, en su desesperación, mata a Carmen con su revólver.

Debido a las restricciones de la pandemia, los teatros siguen cerrados y hubo que simplificar las representaciones al máximo. Los cantantes aparecieron con mascarillas y micrófonos portátiles que distorsionaron el sonido. El escenario se compuso de una tarima y pasarela en una carpa circense, donde los artistas tuvieron que actuar dentro del público, evitando el contacto visual con la audiencia. El elenco fue de jóvenes cantantes que mostraron su talento y profesionalismo.

La representación recortada duró alrededor de una hora, sin intermedio. Fue loable la actuación de Jorge Parodi, director musical de una orquesta mínima a la que logró sacarle sonidos emocionantes. También fue loable el esfuerzo de Tomer Zvulun, Director de la Ópera de Atlanta, al brindar pequeñas representaciones al aire libre de óperas populares adaptadas a los escasos recursos ocasionados por el Covid-19.