🇲🇽 Concurso XII de la Ópera de San Miguel

Akemi Endo (1er premio), John Bills, Ethel Trujillo (2o premio) y Jennifer Mariel (3er premio) © Agustín Valadez

Febrero 29, 2020. Unos minutos después de las 7 p.m. Álvaro Nieto salió al escenario del Teatro Ángela Peralta y, como presidente de la Ópera de San Miguel (OSM), anunció el comienzo de su Concurso número XII.

Es un concurso especial, donde no domina la tensión sino un entusiasmo nervioso. La diferencia se debe no solo a la estipulación de que nadie se va a casa con las manos vacías, sino que, a pesar de adherirse al formato tradicional de clasificación de los ganadores del primer, segundo y tercer lugar, los demás premios —ya sea una beca, la oportunidad de un concierto, una tutela residencial, estudios en el extranjero, la posibilidad de un contrato con una compañía de ópera o incluso un pase automático a la semifinal o a la final de otro concurso—son sustanciales para un cantante en la etapa actual de su carrera.

Otra innovación adoptada por este Concurso, como explica el Director Artístico John Bills, es ver que sus jueces no solo lleguen, tomen sus decisiones y se vayan, sino que pasen la semana preparatoria en la ciudad conociendo y entrenando a los concursantes. 

Durante su presentación, en un espíritu de cordialidad, Nieto dio la bienvenida a la audiencia, particularmente a los “Ángeles” de la Ópera de San Miguel: los patrocinadores cuyas contribuciones respaldan sus premios. Por lo general, el maestro Bills lo seguiría, pero dado que sigue recuperándose de una enfermedad, limitó su participación a la ceremonia de entrega de premios al final. Charles Oppenheim, Director Artístico Asistente, fue el maestro de ceremonias y condujo el programa de la manera habitual, presentando a María Teresa Dobarganes, anfitriona desde hace mucho tiempo de la final del Concurso. Ella compartió el podio con Oppenheim, proporcionando la versión en español de los comentarios en inglés sobre el repertorio de cada cantante.

Los ocho finalistas del Concurso XII de la Ópera de San Miguel

Dos tenores (Alejandro del Ángel y Alejandro Luévanos, ambos de 28 años), una mezzosoprano (Angélica Mata, 29) y cinco sopranos (Akemi Endo, 29; María Herreda, 29; Jennifer Mariel, 25; Luisa Mordel, 25; y Ethel Trujillo, 26), formaron el elenco del Concurso XII.

Como de costumbre, el programa constó de dos partes, con un intermedio. Además, dos características regulares ayudaron a “romper el hielo”, por así decirlo: Uno fue la distribución de boletas para los votos de la audiencia para su artista favorito. La otra fue una presentación de “invitados especiales”, jóvenes cantantes que no están entre los que compiten, pero cuyo potencial operístico se exhibe durante las deliberaciones del jurado.

Aunque el tenor Luévanos, que empezó el programa cantando ‘Quando le sere al placido’ de Luisa Miller de Verdi tuvo momentos difíciles que continuaron molestándolo durante su segundo aria, ‘La fleur que tu m’avais jetée’, de Carmen de Bizet, la calidad de su voz reveló por qué fue parte del contingente que sobrevivió el proceso de eliminación. Para este oyente, el tenor Del Ángel reveló el tipo de voz que uno quiere escuchar cantando el lamento de Macduff de Macbeth de Verdi, y ‘O souverain, o juge, o pere’ de Le Cid de Massenet. Su voz puede llevarlo a algún lugar en el mundo de la ópera, si la usa de manera sutil e inteligente.

Supongo que no debería sorprendernos descubrir que todas las mujeres fueron muy satisfactorias. Entre ellas, Luisa Mordel. Su aplomo, su voz de calidad sin mácula en todo el rango fue desafiada por la línea de canto de ‘Depuis le jour’ de Louise de Charpentier. La ligereza de su voz, sin embargo, difícilmente se hubiera proyectado en un gran teatro de ópera. No así la de María Herrada, cuya voz resonó claramente en ‘D’amor sull’ali rose’ de Il trovatore de Verdi y ‘Ma dall’arido stelo divulsa’ de Un ballo in maschera.

Quizás Ethel Trujillo pudo haber cantado ‘Ach ich fühls’ de Die Zauberflöte de Mozart con más desesperación pero, dotada de una voz sólida y a la vez fluida, articuló impecablemente la escena de la locura de Lucia di Lammermoor de Donizetti. También resultó bastante satisfactoria la prueba de Jennifer Mariel con el aria de entrada de Mimì en La bohème de Puccini y en ‘Stridono lassù’ de Pagliacci de Leoncavallo. 

La mezzosoprano Angélica Mata cantó con gran convicción y contundencia ‘Smanie implacabili’ de Così fan tutte de Mozart y, con un dejo de nostalgia y emoción, ‘Qui m’aurait dit la place’ de Werther de Massenet; por su parte, Akemi Endo (ganadora del primer premio) ofreció la difícil escena de Zerbinetta ‘Grossmächtige Prinzessin’ de Ariadne auf Naxos de Strauss y, en la segunda parte del programa, el vals de Juliette, ‘Je veux vivre’ de Roméo et Juliette de Gounod.

Los invitados especiales

Los “invitados especiales” demostraron que también tienen voces ganadoras, y que algún día, en un futuro concurso, podrán competir por un premio. Acompañados por el pianista sin igual Mario Alberto Hernández, cantaron la soprano Fernanda Allande (22), quien interpretó ‘De mi amor’ de Keofar de Felipe Villanueva; el barítono Daniel Sandoval (20) con ‘Rivolgete a lui lo sguardo’ de Così fan tutte de Mozart; su hermano, el tenor Olymar Sandoval, (20) con ‘Quanto è bella, quanto è cara’ de L’elisir d’amore de Donizetti; el también tenor Alberto Robert (20) con ‘Una furtiva lagrima’ de la misma ópera; y la soprano Sofía Garza (23) con ‘Chi’il bel sogno di Doretta’ de La rondine de Puccini.

Fue bueno contar con el maestro Hernández, aún en un rol limitado, en el Concurso XII: las notas del programa reconocen que ha sido coach y pianista de la OSM desde su creación en 2008. Su lugar tradicional el sábado fue ocupado en esta ocasión por la doctora Arlene Shrut, coach principal durante la semana y nueva jurado del concurso. Fue pianista y maestra de Juilliard por 25 años, así como de la Manhattan School of Music, el Aspen Music Festival, la Licia Albanese Puccini Foundation y las Metropolitan Opera National Council Auditions (MONCA). 

También nuevo en el concurso fue el jurado Kevin Murphy, director de coaching del Indiana University Opera Theatre y director del programa para jóvenes cantantes en el Instituto de Música Steans de Ravinia desde 2011. Murphy fue asesor de casting en la New York City Opera (2008-2012), director de estudios musicales de la Opéra national de Paris (2006-2008) y coach vocal del Programa Lindemann para Jóvenes Artistas, así como director asistente de la Orquesta del Metropolitan Opera (1993-2006).

Ellos se sumaron al jurado encabezado por John Bills, director artístico de la Ópera de San Miguel; Cori Ellison, dramaturga de la Ópera de Santa Fe y miembro de la facultad de Artes Vocales de Juilliard; Jens Neundorff von Enzberg, intendente del Theater Regensburg de Bavaria; Alain Nonat, fundador y director artístico del Théâtre Lyrichorégra 20 y Les Jeunes Ambassadeurs Lyriques de Montreal, Quebec; y Charles Oppenheim, director artístico asistente de la OSM, cantante de ópera y editor de la revista Pro Ópera.

Los ganadores del Concurso XII de la OSM y el detalle de los premios y becas que recibieron aparecen aquí.