馃嚜馃嚫 El rey que rabi贸 en Madrid, primer elenco

馃嚜馃嚫 El rey que rabi贸 en Madrid, primer elenco
El rey que rabi贸 en el Teatro de la Zarzuela 漏 Javier del Real

Junio 3, 2021. 隆Qu茅 expectaci贸n ir al estreno de esta nueva producci贸n de El rey que rabi贸 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid! Y es que ya han pasado once a帽os desde que el t铆tulo visitara este teatro madrile帽o, cuna de la zarzuela desde 1856 que siempre ha mantenido la dignidad l铆rica en sus producciones. El tel贸n se levant贸 con todas las entradas vendidas, se帽al de que la obra mantiene su atractivo para el p煤blico que sigue disfrutando del g茅nero. Si hay palabras para describir la primera sensaci贸n est茅tica que me produjo, estas son: luminosidad, alegr铆a, fantas铆a y ganas de disfrutarla.

Y es que la direcci贸n esc茅nica, de la que se encarg贸 B谩rbara Lluch, tuvo momentos brillantes; otros, 铆ntimos, hilarantes; y otros de caos ac煤stico y esc茅nico a los que pareciera que no hubiera prestado demasiada atenci贸n, dejando al azar el resultado teatral. La escenograf铆a, que corri贸 a cargo de Juan Guillermo Nova, estuvo completamente en consonancia con el vestuario dise帽ado por Clara Peluffo Valentini y con la iluminaci贸n est谩ndar realizada por Vinicio Cheli. Bien pareciera que Tim Burton hubiera decidido tomar parte en esta zarzuela. Los trajes de los cortesanos y los personajes principales en el primer acto fueron vistosos, brillantes y de formas estramb贸ticas. Sencillamente te hac铆a sentir que hab铆as entrado en un cuento fant谩stico. Sin embargo, los trajes de los aldeanos que aparecieron en el segundo acto, bajo mi punto de vista, no estaban a la altura de la originalidad y el ingenio de los descritos anteriormente y deslucieron la atm贸sfera creada en el primer acto.

El Rey estuvo interpretado inteligentemente por el tenor Enrique Ferrer. Sabiendo que este rol lo escribi贸 el maestro Ruperto Chap铆 para que fuera interpretado por una mujer, el tenor se mantuvo fresco, jovial y vital. No le present贸 ninguna dificultad vocal ni interpretativa; disfrut贸 y nos hizo c贸mplices de ello. El General, ese d铆a 鈥渙ficiado鈥 por Rub茅n Amoretti, supo vestir el personaje con autoridad, astucia pol铆tica y humor militar. Vocalmente acorde con todas las situaciones y a la altura de sus compa帽eros que completan los Consejeros del Rey: el Almirante, 鈥渃omandado鈥 por Carlos Cos铆as; el Intendente, 鈥渁dministrado鈥 por 脥gor Peral; y el Gobernador, bien 鈥済obernado鈥 por Jos茅 Juli谩n Frontal. Todos ellos estuvieron notables en sus intervenciones y sobresalientes en el 鈥淐uarteto de la Risa鈥.

Afortunada fue la elecci贸n del tenor Jos茅 Manuel Zapata para el personaje de Jerem铆as: divertido, 谩gil, r谩pido e inteligente en sus intervenciones y sin complejos art铆sticos; es un artista que sabe fluir y adecuarse a la interacci贸n con los dem谩s personajes. El actor Pep Molina fue un Alcalde resuelto y destacable en su buen hacer. Rosa, la aldeana que 鈥渟iempre de los hombres se burl贸鈥 (y a la que Roc铆o Ignacio prest贸 cuerpo y voz), 鈥溌y de ella!鈥, no estuvo tan acertada en complicidad con sus compa帽eros de reparto ni con su concepto de la dramaturgia. No respondi贸 con la misma frescura que sus compa帽eros en sus di谩logos, haciendo bajar el ritmo de la escena. Pareci贸 m谩s una mujer ya consolidada que una jovencilla que 鈥渃on enga帽o y sin rubor, atrevida busque el novio en un cuartel鈥. Sin dudar de sus grandes cualidades vocales, cant贸 la famosa romanza con una afectaci贸n belcantista fuera de estilo, con alg煤n portamento de m谩s y la p茅rdida de una dicci贸n clara. Lamentablemente le cost贸 algunos abucheos notables entre los aplausos al final de la pieza, a pesar de que se esforz贸 por terminarla subiendo al Do de pecho en un piano mantenido hasta el final en lugar del sol escrito en la partitura. Estuvo m谩s adecuada y en estilo en la 鈥淢azurka de los segadores鈥, con la que pudo desquitarse.

El tenor Alberto Fr铆as dio vida al Capit谩n, un personaje que se expres贸 a base de gritos en toda su intervenci贸n, sin matices. Entendemos que cumpliendo con el clich茅 del militar que da 贸rdenes, pero propiciando momentos de desbarajuste en el di谩logo. Tambi茅n a gritos, los labradores Mar铆a y Juan 鈥Mar铆a Jos茅 Su谩rez y Sandro Cordero, respectivamente鈥, resultaron una pareja divertida dentro del estereotipo del matrimonio en el que ella manda y 茅l, atontado y suspicaz al tiempo, obedece.

Flaco favor le hicieron a la soprano Ruth Gonz谩lez convirtiendo el 鈥渃oro de paje鈥 en un n煤mero para el 鈥減aje Ruth鈥 y coro femenino. El registro le qued贸 grave, lo que comprometi贸, lamentablemente, su intervenci贸n art铆stica. En todo caso, lo hubiera asumido con m谩s acierto una mezzosoprano. Me pregunto si esta artista hubiera resultado mejor cualificada para haber representado con m谩s 茅xito a la Rosa del t铆tulo que nos ocupa鈥

La orquesta, dirigida con pulcritud por el mexicano Iv谩n L贸pez Reynoso, protagoniz贸 un momento de singular belleza y sosiego en el nocturno que, junto a la escenograf铆a acertadamente iluminada, fue celebrado por el p煤blico. Simp谩tico fue el 鈥淐oro de Doctores鈥,聽con un t铆tere por perro que Jofre Carab茅n manej贸 con precisi贸n y buen gusto, interactuando con los dubitativos y precavidos doctores que no supieron dilucidar si 鈥渆l perro est谩 rabioso鈥 o no lo est谩鈥.

El coro del Teatro de la Zarzuela, como acostumbra, a pesar de las mascarillas, estuvo bien empastado, bien avenido y dirigido, con buen criterio, por Antonio Faur贸.

El resultado fue un p煤blico que disfrut贸 y al que quiz谩s le falt贸 un peque帽o descanso que, por motivos de protocolo Covid, no pudo efectuarse.