?? Elektra en Viena

Doris Soffel (Klytämnestra) en Elektra © Michael Pöhn/Ópera Estatal de Viena

La Ópera Estatal de Viena transmitió en vivo la ópera en un acto de Hugo von Hofmannsthal y Richard Strauss, Elektra, a las computadoras de los amantes de la ópera de todo el mundo. En 1903, tres años antes de que Guglielmo Marconi hiciera la primera transmisión de radio pública, Hofmannsthal dijo: «Tenemos que recrear la emoción del mito». Con la dirección escénica de Harry Kupfer, bajo la dirección orquestal de Franz Welser-Möst y con la interpretación del papel principal de Ricarda Merbeth, la emoción solo se ha fortalecido con el tiempo.

Los espectadores en línea vimos la sala de la Wiener Staatsoper parcialmente llena, con los espectadores sentados a cuatro asientos uno del otro. El espacio para estar de pie se ha convertido en un área para sillas numeradas. La orquesta y los cantantes actuaron de forma más habitual, pero su salud se controla a diario. Los asistentes a la Ópera de Viena, tanto en línea como en casa, pueden elegir entre títulos en inglés, alemán, francés, italiano, español, japonés, ruso o chino.

La versión de Hoffmansthal de la obra de Sófocles recurre a algunas teorías que explican la obsesión de Elektra en torno al asesinato de su padre. La cabeza destrozada de la enorme estatua de su padre domina el escenario. Las cámaras de primer plano permiten a la audiencia en línea ver expresiones faciales que se pierden en el teatro, pero el sonido prístino de las voces en vivo sobre una orquesta completa no se puede comparar.

Merbeth, una Elektra incansable, se mueve bien para este papel maratónico. Cantó con notas sólidas y pulidas de rango medio, y con facilidad en los agudos que se podían escuchar a través de las ondas del colorido sonido straussiano emitido por la orquesta completa. Escuché por primera vez a Doris Soffel como la Amme (Enfermera) en Die Frau one Schatten en Los Ángeles en 2004. Su voz era perfecta para el papel y parecía capaz de aparecer y desaparecer con unas pocas bocanadas de humo. Dieciséis años después, a los 72 años, todavía tiene un sonido sólido y una figura esbelta. Su Klytemnestra fue un personaje malicioso cuya voz supera con autoridad a la enorme orquesta de Strauss. 

Aunque el sonido de la voz de Camilla Nylund es más lírico que el de Merbeth o Soffel, la cantante equilibró la belleza lírica de su timbre con el poder que fluye a través de la gran orquesta. Con una técnica segura, mostró una libertad vocal particularmente encomiable por encima del pentagrama. Derek Welton fue un Orest musculoso y dramático. Como Aegisth, Jörg Schneider fue su compañero de tragos que nunca sabe hasta qué punto su hijastra lo odia.

Con la habilidad de un director consumado, Welser-Möst dirigió la orquesta de una manera que permitió a los instrumentistas brillar en los pasajes puramente orquestales y a los cantantes no solo ser escuchados sino también crear sus personajes y comunicar las emociones que los mueven con los colores de sus voces. Su interpretación de la partitura fue detallada, intensa y ejemplar en su perspicacia.