🇺🇸 La bohème en San Diego… ¡en un autocinema!

Escena de La bohème drive-in © Karli Cadel

Octubre 27, 2020. Asistí a La bohème, la primera ópera en autocinema de la Ópera de San Diego. Fue mi primer drive-in y fue espectacular. Supongo que gran parte del impacto emocional fue el resultado de no haber estado en una presentación real de nada desde marzo. Al final de la función nos dimos cuenta de que una inmensa hambre de ópera había llevado a los amantes de la ópera al estacionamiento de la arena de Pechanga. Aplausos ensordecedores, el sonido de cientos de cláxones y destellos de luz cegadores comenzaron en el momento en que la música se detuvo.

La ópera se representó en un escenario elevado y se transmitió en dos pantallas. Como en muchos teatros de ópera, los miembros del público pudieron ver al mismo tiempo primeros planos en la pantalla así como a los cantantes en el escenario real. Mi acompañante y yo llegamos dos horas antes para ubicarnos en “primera fila”. Luego leímos y releímos las instrucciones sobre cómo sintonizar la estación de radio FM apropiada para escuchar la ópera. 

El director de Educación y Difusión de la Ópera de San Diego, Nicholas Reveles, dio una breve introducción antes de que comenzara la ópera, como lo haría normalmente en la ópera de entonces. Por su parte, cada uno de los cantantes principales habló sobre cómo habían superado los varios meses de pandemia y cuarentena al no haber habido posibilidades de actuar de forma segura. Para ellos, la pandemia ha sido un desastre tanto artístico como económico.

Las actuaciones al aire libre pronto se volverán más comunes porque son seguras y, cuando se presta mucha atención a las distancias de los cantantes en el escenario, proporcionan soluciones artísticas viables. Sin embargo, estas distancias tienen un efecto importante en la dirección escénica. Los cantantes deben estar separados por al menos 4.5 metros cuando se cantan entre sí. Los ángulos de la cámara pueden minimizar el espacio intermedio hasta cierto punto, y el director Keturah Stickann lo aprovechó al máximo, pero —dado que el tenor y la soprano no son pareja en la vida real— nunca pudieron abrazarse. Stickann resolvió ese problema haciendo que Rodolfo contara la historia como un recuerdo de años atrás. Sin embargo, no tener un coro para la escena callejera parisina de Nochebuena le quitó los momentos más ligeros a la ópera y agilizó el movimiento de la ópera de 90 minutos hacia su inevitable y trágico final. Los miembros de la audiencia lloraron por sus propios seres queridos perdidos, así como por la heroína.

Ópera en autocinema

Joshua Guerrero siempre ha sido un buen tenor; ahora, su voz ha madurado y adquirido un poco de peso y su actuación estuvo cerca de lo perfecto. Nobleza de sonido, colores, matices… todo estuvo allí —con creces— en su interpretación de Rodolfo.

La soprano Ana María Martínez reemplazó a Angel Blue como Mimì con bastante poca antelación. Al celebrar los 25 años desde que asumió por primera vez el papel, Martínez todavía se parece a la joven que Rodolfo recuerda. Aunque a lo largo de los años su voz ha crecido considerablemente y se ha hecho conocida por papeles más pesados como Madama Butterfly y Carmen, anoche volvió a ser la encantadora costurera de tono dulce, pero no del todo inocente.

El barítono Alexander Birch Elliott fue un Marcello fuerte. Es un actor cantante enérgico. Él y Andrea Carroll, su Musetta, proporcionaron los pocos momentos de luz disponibles en este escenario. Musetta coqueteó con Marcello en su cadencioso vals y su exquisito vestido rojo de La Ópera de Montreal fue tan sobresaliente como necesario para adaptarse al texto de su aria. En la última escena, su personaje rezó con sinceridad a la Virgen, exhibiendo un timbre cálido. Eso me recordó que Musetta, como Rodolfo, se basa en una persona real. Marie-Christine Roux, quien inspiró el personaje, finalmente abordó un barco hacia Argelia, donde vivía su hermana. Desafortunadamente, el barco se hundió en ruta y ella se ahogó antes de llegar a su destino.

Scott Sikon, un veterano Alcindoro, se divirtió como el anciano que ha sacrificado su dignidad por las golosinas. Robert Mellon fue un Schaunard animado y Colin Ramsey cantó sobre su amado abrigo en tonos bronceados. 

El director Rafael Payare y 24 miembros de la Sinfónica de San Diego se ubicaron a un lado del escenario. El sistema de microfoneo y amplificación estuvo muy bien equilibrado, y los niveles de sonido nunca fueron demasiado suaves o demasiado altos y la lectura fue detallada y tuvo texturas; no obstante, por el momento, extrañé la dinámica variada de una gran orquesta en vivo.

Una vez que comenzaron los bocinazos y el destello de los faros, fue el turno del público de responder y tuvimos mucho cuidado de asegurarnos de que el elenco y los ejecutivos de la ópera vieran y escucharan nuestro aprecio ilimitado. La ópera en línea llena algunos espacios, pero no puede competir con una función en vivo.