馃嚠馃嚬 La habitaci贸n de Carlota en Bolzano

馃嚠馃嚬 La habitaci贸n de Carlota en Bolzano
Puesta en escena de La habitaci贸n de Carlota, del compositor Arturo Fuentes 漏 Fondazione Haydn

Junio 12, 2021. La corta pero intensa temporada de 贸pera preparada por la Fundaci贸n Haydn de Bolzano y Trento se cierra con una obra multimedia que vuelve a tratar los problemas mentales, las alucinaciones y la soledad.

En Carlotas Zimmer (La habitaci贸n de Carlota), el compositor de origen mexicano Arturo Fuentes describe con gran riqueza de detalles y sutil tristeza la tr谩gica par谩bola de la princesa belga Marie Charlotte Am茅lie Augustine Victoire Cl茅mentine L茅opoldine, que vivi贸 entre 1840 y 1927. Una larga vida minada por la enfermedad pero vivida intensamente: a los 17 a帽os se cas贸 con Fernando Maximiliano de Austria, hermano del emperador Francisco Jos茅, y juntos se trasladaron a Mil谩n. Tras un par de a帽os de gobierno ilustrado, optaron por retirarse a la vida privada en Trieste, donde hicieron construir el famoso castillo de Miramar como residencia.

Debido a una serie de vicisitudes fueron invitados a asumir la soberan铆a de M茅xico, donde vivieron unos a帽os. A pesar de sus esfuerzos por la causa centroamericana, la situaci贸n se deteriora, Carlota regresa a Europa y muestra los primeros signos de un fuerte desequilibrio mental que se apoderar谩 de ella tras la tr谩gica noticia del fusilamiento de su marido por los republicanos mexicanos en Quer茅taro.

Johanna Vargas como Carlota de B茅lgica 漏 Fondazione Haydn

Fuentes se detiene en uno de los aspectos m谩s tristes de toda la historia humana de la emperatriz-princesa: tras la muerte de Maximiliano, durante 60 a帽os, Carlota sigui贸 escribi茅ndole apasionadas cartas en las que preve铆a su inminente regreso a casa. Los aspectos tr谩gicos de una existencia transcurrida casi por completo en el olvido de una mente perdida son captados en su esencia. De hecho, el compositor asocia los recuerdos fragmentarios de la mujer, tomados tambi茅n de las Noticias del Imperio de Fernando del Paso, con los sonidos t铆picos de lugares como Miramar en Trieste y Bouchout en B茅lgica (el retiro de la princesa), sin olvidar el rugido de un motor de avi贸n, que recuerda el primer vuelo transatl谩ntico de Charles Lindbergh, al que la propia Carlota se refiere en sus cartas, y las campanas de las iglesias mexicanas.

Fuentes hace que el personaje repita obsesivamente algunas palabras clave en varios idiomas, para subrayar la cultura de la mujer y al mismo tiempo su malestar ps铆quico. Las particulares t茅cnicas vocales adoptadas ponen de relieve los estados de 谩nimo de la princesa: la voz se utiliza para dar forma a los sonidos, articular palabras y emitir ruidos. Con versatilidad,聽Johanna Vargas, Carlota, se adapta perfectamente a las cambiantes emociones que expresa la dramaturgia de la 贸pera. Las emisiones onomatop茅yicas, los agudos extremos, los pasajes recitados, denotan una cuidadosa atenci贸n al fraseo combinada con una s贸lida capacidad actoral que se aprecia plenamente en el escenario.

A煤n m谩s convincente y sorprendente, dada su corta edad, es la hija del autor, Alice Crepaz-Fuentes, que interpreta a la ni帽a Carlota. Conquista inmediatamente al p煤blico con su inusual magnetismo, sobre todo en comparaci贸n con su edad, y su innato dominio del tiempo teatral. Si por un lado el trabajo realizado con el padre es tangible, por otro es admirable lo mucho que la joven int茅rprete ha sido capaz de madurar e interiorizar el papel individualmente. Tanto la actuaci贸n como el uso consciente de la voz dan a su interpretaci贸n una perfecta adherencia a la naturaleza visionaria del personaje.

Alice Crepaz-Fuentes 漏 Fondazione Haydn

En esta ocasi贸n, la Orquesta Haydn de Bolzano y Trento se supera a s铆 misma: aunque ya es plenamente consciente de su capacidad ante el repertorio contempor谩neo, hay que destacar su sensibilidad interpretativa, su rigurosa atenci贸n a la precisi贸n del sonido y las mezclas t铆mbricas. Una prueba superlativa a la que contribuye el director de orquesta Peter Rundel, un concertino profundamente vinculado a la interpretaci贸n de las obras de las 煤ltimas d茅cadas. Su s贸lida visi贸n de la partitura ofrece una narrativa cohesionada y se ci帽e a las necesidades esc茅nico-vocacionales.

Arturo Fuentes tambi茅n se encarga de la puesta en escena: y no solo dirige, sino que de 茅l son los decorados, el video, las luces y el vestuario (este 煤ltimo en colaboraci贸n con Eva Praxmarer). El hecho de que se encargue casi por completo del espect谩culo es sin duda un punto fuerte: beneficia tanto a la acci贸n como a las interpretaciones. De hecho, la escena es de una energ铆a comunicativa impresionante y representa, precisamente, la habitaci贸n mencionada en el t铆tulo: una ba帽era, una cama, un sill贸n y una mesita est谩n colocados entre muchas hojas escritas que representan las numerosas cartas mencionadas.

Las proyecciones de video muestran a otra Carlota, perdida en un desierto que representa el vac铆o y la desolaci贸n interior, mientras que en la escena act煤an la anciana Carlota, presa de delirios y recuerdos distorsionados, y la joven Carlota que aparece como una aparici贸n ectopl谩smica capaz de reforzar el dolor por un pasado feliz y lejano. La yuxtaposici贸n del blanco y el negro, entre las escenas, el vestuario y las luces, refuerza la intensidad de la tensi贸n psicol贸gica y envuelve a los espectadores en las bobinas de una inminente cat谩strofe final.