?? Marianela en Madrid

Marianela en concierto en el Teatro de la Zarzuela © Javier del Real

Noviembre 29, 2020. Benito Pérez Galdós publicó la novela Marianela en 1876. Cuarenta años más tarde los hermanos Quintero la convirtieron en pieza teatral. Sobre esa versión el compositor Jaime Pahissa (1880-1969) hizo la ópera que hoy nos ocupa. El estreno tuvo lugar en el Teatro del Liceo de Barcelona en 1923. Con la Guerra Civil española, Pahissa tuvo que exiliarse en Argentina y en 1946 dirigió su Marianela en Buenos Aires. Después no había vuelto a escucharse en público… Este 2020 se recuerda a Benito Pérez Galdós por el centenario de su fallecimiento, y la lírica también ha salido beneficiada con la conmemoración. 

El Teatro de la Zarzuela ha presentado la ópera en versión concierto, con el coro y la orquesta al completo por primera vez desde el reinicio de actividades tras el parón obligado por la pandemia. Las dos producciones anteriores de la temporada 2020-2021 se presentaron con reducciones en plantillas de orquesta y coro.

Para la recuperación de la ópera Marianela, el Teatro de la Zarzuela reunió un elenco que estuvo encabezado por la soprano guatemalteca Adriana González, ganadora en Operalia 2019. Su voz, ancha, caudalosa y capaz de apianar con exquisito gusto, interpretó el personaje que da nombre a la obra. La parte para tenor, muy exigente, fue defendida cabalmente por Alejandro Roy, haciendo de Pablo, el ciego del que está enamorado Marianela, un personaje recio. 

El barítono Luis Cansino realizó una extraordinaria interpretación de Teodoro Golfín, el doctor que devuelve la vista a Pablo. Su bien timbrado instrumento cantó y dijo cada palabra con la intención precisa para transmitir los sentimientos del galeno. Paola Leguizamón, joven mezzosoprano colombiana de bello timbre y volumen generoso, fue Florentina. El bajo Simón Orfila recreó al padre de Pablo, patriarca de Aldeacorba, con un canto sereno y bien proyectado. El barítono puertorriqueño César Méndez se encargó del papel del padre de Florentina, sin gran lucimiento. De los cinco personajes secundarios restantes sobresalieron el barítono Mario Villoria (Gasparuco) y el tenor Ricardo Rubio (Pachín), ambos con material vocal muy interesante.

Situado al fondo del escenario, el coro titular del Teatro de la Zarzuela brilló en cada una de sus intervenciones. La Orquesta de la Comunidad de Madrid, bajo la dirección atenta y briosa de Oliver Díaz, fue capaz de mostrarnos el entramado tímbrico de esta ópera de Pahissa.

Click here to change this text