馃嚠馃嚬 Le nozze di Figaro en Mil谩n

馃嚠馃嚬 Le nozze di Figaro en Mil谩n
Rosa Feola (Susanna) y Luca Micheletti (Figaro) en la Scala de Mil谩n 漏 Brescia e Amisano

Julio 1, 2021. El Teatro alla Scala finalmente ha reabierto al p煤blico, y casi 800 personas fueron admitidas en la sala para la representaci贸n de esta hist贸rica producci贸n de Le nozze de Figaro de W. A. Mozart. Con motivo del centenario del nacimiento de Giorgio Strehler, el c茅lebre director italiano, el teatro le rindi贸 homenaje con la reposici贸n de una de sus creaciones m谩s conocidas y exitosas, 40 a帽os despu茅s de su estreno en Mil谩n. Un espect谩culo elegante, respetuoso, cuidado, teatralmente efectivo鈥 pero tambi茅n un poco envejecido.

Por otro lado, sabemos: las direcciones de 贸pera a menudo transmiten su m谩xima eficacia cuando se llevan inteligentemente al presente. Fue entonces cuando Daniel Harding pens贸 en hacer que estas Nozze parecieran casi so帽adas. La electricidad y el frenes铆 de la partitura de Mozart fueron muy atenuados por Harding, que eligi贸 tempi mucho m谩s lentos de lo habitual (sin liberar nunca la tensi贸n interna de todos modos), cincel贸 las frases musicales como es raro de escuchar y mostr贸 una extraordinaria sensibilidad t铆mbrica. As铆 que aqu铆 est谩 el sentimiento que mencion茅 anteriormente, a saber: el de no haber presenciado de manera realista una representaci贸n de Le nozze de Figaro, sino de haber so帽ado con ella… Y, en este sentido, la puesta en escena de Strehler fue la mejor que uno podr铆a haber imaginado.

El elenco fue de alto nivel, comenzando por la pareja de sirvientes, Rosa Feola y Luca Micheletti. Feola interpret贸 a una Susanna astuta y sensual con una voz clara, un timbre exquisito y una dicci贸n absolutamente perfecta. Su interpretaci贸n del aria del cuarto acto fue magistral; un momento de verdadera suspensi贸n del tiempo, tambi茅n gracias a la concertaci贸n muy refinada de Harding. Micheletti dio voz a un Figaro simp谩tico, enamorado, y con raz贸n arrogante. Su sonido y su robusta emisi贸n vocal combinados con un gran timbre y comunicaci贸n de actor convencieron completamente a la audiencia de la Scala.

Simon Keenlyside, aunque mostr贸 cierta incertidumbre vocal, encarn贸 con experiencia y gran destreza a un Conte siempre cre铆ble, casual, a veces gru帽贸n pero, al final, despu茅s de su excitante perd贸n de la Contessa, muy humano. Julia Kleiter, con su timbre puro y su preciosa l铆nea de canto, nos permiti贸 captar ese lazo sutil que une a la Contessa de Mozart con la Marschallin de Der Rosenkavalier. El canto de la soprano alemana fue muy elegante pero tambi茅n melanc贸lico.

Audaz y expresivo fue el Cherubino de Svetlina Stoyanova, cantado con emisi贸n firme y timbre juvenil. Un elogio tambi茅n a Anna Doris Cappitelli (Marcellina), Andrea Concetti (Bartolo), Matteo Falcier (Basilio), muy vivos en el escenario y vocalmente, e impecables en sus arduas arias; y sobre todo a Caterina Sala, una deliciosa Barbarina que ya est谩 芦estudiando禄 el rol de Susanna. Excelente, como siempre, el coro dirigido por Bruno Casoni.