🇳🇴 Recital de Lise Davidsen

Lise Davidson © Ray Burmiston

Agosto 30, 2020. La soprano noruega Lise Davidsen y su pianista acompañante James Baillieu dieron un recital de “Met Stars Live” en el Palacio Oscarshall de Oslo, Noruega. Davidsen es miembro del Programa de Artistas Jóvenes de Jette Parker en la Royal Opera House, Covent Garden. Baillieu es profesor de la Royal Academy of Music del Reino Unido y coach del Programa Parker.

Davidsen inició su recital con ‘Dich, teure Halle’, el aria de Elisabeth de Tannhäuser de Wagner, mostrando de inmediato que su voz es todo lo que una joven cantante de Wagner puede desear. Incluso cantó un pianissimo exquisito. Baillieu acompañó todos los matices de la soprano y parecía que respiraban como uno solo. De la misma ópera, continuaron con un aria mucho más difícil, ‘Allmächt’ge Jungfrau’, una oración a la Virgen que mostró el amplio rango vocal de la cantante, así como su capacidad para dar forma a frases líricas y esbozar una línea melódica con total seguridad. 

Luego, compartimos unos momentos que Davidsen pasó antes entre las flores azules y amarillas del jardín del palacio con la encantadora reina Sonja de Noruega. Cuando las cámaras regresaron al espacio del recital, todavía podíamos ver las flores a través de las ventanas que estaban rematadas con vidrieras de color ámbar brillante y verde.

El siguiente grupo de tres canciones cortas interpretadas pertenecen a su compatriota Edvard Grieg: ‘Våren’ (Primavera), ‘En Svane’ (El cisne) y ‘Ved Rondane’ (Ver a Rondane).

Luego vino un cambio asombroso. La voz de Davidsen asumió diferentes características para entonar ópera italiana. Hasta ese momento, tenía la opinión de que se trataba de una voz en la tradición de Kirsten Flagstad, con ciertas características de Birgit Nilsson, pues escuché bastante metal en su timbre. Nilsson, sin embargo, cantó mucha ópera italiana, así como de Strauss y Wagner, pero sus agudos en Verdi eran similares a sus agudos en Wagner; para Davidsen hay notas agudas “germánicas” y notas agudas “italianas”, no solo diferenciadas por el idioma sino también por el vibrato y por la paleta de colores vocales. En ‘Morrò, ma prima in grazia’ de Un ballo in maschera de Verdi, Davidsen aparece como una mamá italiana que le pide un último abrazo a su hijo. Las lágrimas podrían brotar fácilmente aquí como lo hicieron de nuevo cuando cantó sobre la muerte de Manon Lescaut en el desierto.

Siguieron dos canciones de Jean Sibelius: ‘Säf, säf, susa’, sobre cañas suspirantes y una niña que se ha ido porque la gente la trata mal. Los colores de la voz de Davidsen contaron toda la historia; y ‘Var det en dröm?’ (¿Fue un sueño?) describió un hermoso sueño, un gran recuerdo, que no se hará realidad. Luego interpretaron ‘Es gibt ein Reich’ (Hay una tierra) de Ariadne auf Naxos de Richard Strauss.

Las siguientes cuatro canciones constituyen el op. 27 de Strauss, que el compositor le dio a su novia, la soprano Pauline de Ahna, el día de su boda. En ‘Ruhe, meine Seele’ (Paz, alma mía) crearon un ambiente de calma con el hermoso fluir de la canción. ‘Cäcilie’ («Cecilia») es un poema de amor escrito por el poeta a su esposa. ‘Heimliche Aufforderung’ (La invitación secreta) comienza diciendo «Auf, hebe die funkelnde Schale empor» (Levanta el cáliz resplandeciente). Me encantó la alegría en la voz de la cantante y las notas brillantes en el acompañamiento de Baillieu. La última de las canciones que el compositor incluyó en su regalo de bodas fue la amada ‘Morgen’ (Mañana), una plegaria por mejores tiempos para todos, cantada suavemente por Davidsen.

‘Sola, perduta, abbandonata’ del finale de Manon Lescaut de Puccini mostró nuevamente los tesoros vocales italianizantes de Davidsen y su capacidad interpretativa innata. Luego llegó el momento de divertirse con la opereta. Davidsen y Baillieu interpretaron ‘Heia, heia, in den Bergen ist mein Heimatland’ (Ey, ey, mi hogar está en las montañas) de Die Csárdásfürstin (La princesa gitana) de Kálmán. ‘Johnny’, una canción de cabaret de W.H. Auden y Benjamin Britten fue divertida pero también un poco triste, porque la dama no tiene idea de que el caballero simplemente no está interesado en ella. Siguieron otras dos encantadoras canciones en inglés: ‘O lovely night!’ (¡Oh hermosa noche!) de Landon Ronald, y ‘When I have sung my song to you’ (Cuando te he cantado mi canción) de Ernest Charles. 

Davidsen y Baillieu remataron su recital con ‘I could have danced all Night’ (Podría haber bailado toda la noche) de My Fair Lady (Mi bella dama) de Lerner y Loewe.

Para aquellos que no han escuchado a Lise Davidsen antes, tiene uno de los instrumentos vocales más interesantes que he escuchado en décadas. Su producción de voz es segura y aparentemente sin esfuerzo, con acero sustancial en sus notas más brillantes.

Este recital estará disponible para su visualización bajo demanda hasta el 10 de septiembre de 2020, por $20 dólares enhttps://metstarslive.brightcove-services.com.