🇺🇸 Roméo et Juliette en Sarasota

Escena del baile de máscaras del primer acto de Roméo et Juliette © Rod Millington

Febrero 15, 2020. Siete compositores han escrito grandes óperas basadas en la historia de Romeo y Julieta. Seis de esas partituras acumulan polvo en los estantes de las bibliotecas. El séptimo, la ópera de 1867 de Charles Gounod, adornó el escenario de la Ópera de Sarasota.

De las más de 80 producciones que he visto aquí, esta clasifica entre las mejores. Fue una actuación de tanta belleza y majestad que cualquier amante de esta forma de arte debería considerarla una visita obligada. Desde las primeras notas sombrías y poderosas del Prólogo sabemos que algo especial va a suceder. El maestro Anthony Barrese obtuvo sonidos sorprendentemente ricos y profundos de su orquesta precisa y resonante, especialmente en la fuga para cuatro voces. Luego, de una manera poco ortodoxa, se levanta el telón y todo el elenco comenta sobre la disputa: ‘Verone, vit jadis deux familles rivales’. El telón se cierra, el Prólogo termina y el Acto 1 se estrena como un baile de disfraces de gala.

Esta es una nueva producción de la obra, que se presentó anteriormente aquí en 1993. Fue una empresa masiva y ambiciosa. La partitura requiere un gran coro, así como un elenco de una docena de solistas, todos los cuales tienen momentos importantes. Cualquier actuación de tal mérito tiene grandes cantantes en roles clave. Aquí, cinco del elenco fueron los más impresionantes, con protagonistas simplemente maravillosos.

Hanna Bramer (Juliette) y Andrew Surrena (Roméo) en Sarasota © Rod Millington

La soprano Hanna Brammer fue la Juliette ideal. El papel es inmenso: está en el escenario durante casi todos los cinco actos de la ópera y tiene varias arias desafiantes. El rango vocal es vasto y el alcance emocional, extremo. La famosa aria ‘Ah ! Je veux vivre dans le rêve’ en el Acto I es un momento bien conocido que inmediatamente le informó al oído que se avecinaba todo un acontecimiento. Su Roméo fue el tenor Andrew Surrena, de voz rica y completa en todo el rango. El compositor no prueba el extremo superior del rango de tenor tanto como lo hace con la soprano, pero los retos vocales son muchos en términos de expresividad. Además de los solos, Gounod creó cuatro duetos para la pareja, que van desde la alegría de encontrarse hasta la agonía de sus muertes (en esta versión, ambos amantes mueren). La actuación de ambos fue una adición efectiva al impacto de la música.

La directora de escena, Martha Collins dio mucha acción realista un dúo que supo mostrar que sus habilidades dramáticas eran iguales a las demandas de la obra. Toda la producción se organizó en un grupo de sets diseñados por Peter Dean Beck.

Los otros tres miembros del reparto que destacaron fueron el barítono Matthew Hanscom como Mercutio, el bajo Ricardo Lugo como frère Laurent e Yvonne Trobe como el paje de Juliette, Stéphano. Las dos voces masculinas fueron resonantes y llenas, dando a estas partes importantes el impacto merecido. El compositor insertó el papel del Paje en la historia original. Creó un papel “en travesti” con un aria maravillosa, interpretada aquí con una excelente presencia.

Otros cantantes hicieron importantes contribuciones musicales y dramáticas: Joseph Beutel como Pâris; Garison Salmon como Benvolio; Christopher Nazarian como el Duque; Michael Gracco como Gregorio y Lisa Chavez como Gertrude.

El coro cantó con gran belleza, vigor y calidad de tono, agregando mucho al impacto de la noche. Es raro escuchar una mezcla de orquesta y coro tan equilibrada a la largo de una obra tan larga como esta. Pero no todo fue digno de delirio.

El papel de Tybalt, interpretado por Samuel Schlievert, sonó constantemente fuera de tono y careció de agudos. Tanto él como Adelmo Guidareli (Capulet) tuvieron que correr a través de las arias del primer acto en tempi demasiado rápidos para ellos y para las necesidades de la música. 

Una de las muchas alegrías de ver óperas aquí es la oportunidad de escuchar a jóvenes cantantes talentosos en su camino hacia carreras importantes en este campo inmensamente desafiante. Esta fue una de esas noches en que fue solo un extra en una magnífica experiencia.