🇺🇸 Sky on Swings en línea

Marietta Simpson y Frederica von Stade protagonizan Sky on Swings

Mayo 28, 2020. El 22 de mayo pasado, la Ópera de Filadelfia presentó el video en línea de la ópera en inglés Sky on Swings (El cielo en columpios) del joven compositor Lembit Beecher con libreto de Hannah Moscovitch, filmado el día de su estreno mundial, el 20 de septiembre de 2018, durante su Festival O. Beecher. Esta es la tercera ópera que Moscovitch ha escrito para el compositor Beecher. Su primera colaboración, I Have No Stories to Tell You (No tengo historias que contarte), se estrenó con Gotham Chamber Opera en 2014 y se presentó en 2017 en el Museo de Arte de Filadelfia como parte del festival O17. Ese mismo año, la Universidad de Drexel organizó el segundo proyecto del equipo, Sophia’s Forest (El bosque de Sofía).

Sky on Swings cuenta la historia de dos mujeres de mediana edad: Danny, cantada por Frederica von Stade, y Martha, en voz de Marietta Simpson. Ambos personajes sufren Alzheimer, y la acción tiene lugar en una institución que ofrece “cuidado de la memoria”. Martha lleva ya un tiempo viviendo ahí, pero Danny la visita para saber si es un buen lugar para ella también. La calidez con la que Martha le da la bienvenida la hace decidir quedarse. Ambos personajes tienen momentos de lucidez mezclados con alucinaciones y recuerdos.

Con una orquesta de 11 instrumentos y sonidos generados electrónicamente, el lienzo musical de Beecher transmitió los breves momentos de lucidez experimentados por las víctimas de la enfermedad de Alzheimer. Este compositor, sin embargo, los expresó con combinaciones instrumentales inusuales. Había fragmentos de melodías en todas partes, pero rara vez se unían. Un coro griego de ancianos canta oraciones incompletas en una armonía cerrada, una descripción de la inestabilidad de su mundo por parte del compositor.

La dirección escénica de Joanna Settle demostró que estudió mucho sobre la enfermedad antes de diseñar el trazo para esta ópera. Tilly Grimes diseñó ropa de calle y batas como vestuario. La escenografía de Andrés Lieberman fue una sala de estar institucional, bastante desnuda, con sillas comunes y una mesa sencilla. La iluminación de Pat Collins y las proyecciones de Jorge Cousineau ayudaron a asegurar al público que estaban en una verdadera sala de “cuidado de la memoria”.

Danny y Martha, los dos roles principales, ambos escritos para mezzosoprano, mostraron el amplio rango que puede cubrir esta tesitura. Al comienzo de la ópera, Danny cantó muy por encima de la orquesta, pero, a medida que pasó el tiempo, sus líneas recibieron más apoyo del foso. Las líneas altas y algo irregulares de Danny a menudo le exigían transiciones agudas, mientras que el registro grave de Martha y sus tonos más cálidos reflejaban la serenidad de la música folklórica.

Martha busca sus fósforos pensando que los había visto recientemente. Mira debajo de la mesa, mientras canta una canción de mini-golpeteo. Luego se arrastra debajo de la mesa y tiene miedo de algo que no entendió, cuando su música cambia de pronto de la calma en legato a líneas irregulares de miedo abyecto. Danny canta un aria que dice: «La persona que soy se irá», al darse cuenta de que todos sus logros se perderían para ella, a pesar de que el administrador del instituto le insistía que le quedaban años de productividad significativ… Danny finalmente comienza a aceptar su ineludible y trágico futuro y baila con Martha mientras cada una recordaba su propio pasado. Cuando la hija de Martha viene para llevarla de visita a su casa, Martha acepta porque Danny le dijo que todo estaría bien. Martha sabía que a veces cometía errores escandalosos. Una vez se olvidó por completo de cubrir la mitad inferior de su cuerpo antes de salir a caminar al pasillo. Ella y Danny se rieron mucho por eso.

Hay roles comprimarios en esta ópera, que en su mayoría son los familiares de los residentes de la institución. La joven y encantadora soprano Sharleen Joynt interpretó a Winnie, quien cantó líneas desafiantes sobre el personal que contrastaban con la música de las dos mujeres protagonistas. Daniel Taylor fue un Ira sensible; y Frank Mitchell, un Administrador indiferente. Veronica Chapman-Smith, Maren Montalbano y George Somerville formaron el coro de ancianos.

Geoffrey McDonald, el director de la orquesta, dio una interpretación lúcida y precisa de la original y colorida partitura de Beecher. Sus instrumentistas tocaron ágilmente en los momentos inquietos y con gran sensibilidad en los pasajes exuberantes y contemplativos.

He aquí el enlace de Sky on Swings, que incluye una breve introducción por el compositor y comentarios de la mezzosoprano Marietta Simpson: https://www.youtube.com/watch?v=zt6Zp1o8TM0