Tannhaüser en Los Ángeles

Tannhaüser en Los Ángeles
El coro de los peregrinos de Tannhäuser © Cory Weaver

24 de octubre de 2021. La Ópera de Los Ángeles presentó Tannhäuser de Richard Wagner en directo por Internet para los espectadores que no pudieron acudir al teatro en este momento. La directora de escena Louisa Muller revivió la producción de Ian Judge para la Ópera de Dresde que se estrenó en Salzburgo y se vio por primera vez en Los Ángeles en 2007. Las representaciones de este año cuentan con algunos cantantes realmente espectaculares, como Issachah Savage, que cantó el largo y elevado papel de Tannhäuser.

Según la leyenda, Tannhäuser fue el poeta/caballero del siglo XIII que pasó un tiempo en la casa subterránea de Venus. Tras salir, Tannhäuser se llenó de remordimientos, así que peregrinó a Roma y pidió al Papa Urbano IV que lo absolviera de sus pecados. El papa dijo que sería más fácil que su báculo papal floreciera que el caballero fuera perdonado. Tres días después de la partida de Tannhäuser, el báculo de Urbano floreció. Se enviaron mensajeros para recuperar al caballero, pero éste ya había regresado a Venusberg y no se le volvió a ver en la tierra.

Como el protagonista, Savage tiene una voz especial. Es un heldentenor seguro y puede cantar a plena voz durante mucho tiempo sin cansarse. Está empezando a crear personajes creíbles mientras canta, como éste. La obra de Wagner tiene muchas melodías memorables e incluso aquellos que vean la ópera por primera vez encontrarán algunas de ellas familiares. 

Si alguna vez ha cantado en un coro, es posible que conozca el Coro de los peregrinos. Oírlo cantado por los más de cincuenta miembros del coro de la Ópera de Los Ángeles, acompañados por los 145 miembros de la orquesta, fue un privilegio.

Isaachah Savage fue Tannhäuser en la Ópera de Los Ángeles © Cory Weaver

El diseñador de vestuario y escénico, Gottfried Pilz, trasladó la época de los sucesos míticos a un tiempo dentro de la memoria de muchos espectadores. La indumentaria, relativamente moderna, despojó de las nubes del recuerdo desvaído que a menudo contribuyen a una leyenda. La coreografía de Azure Barton fue abiertamente sexual y sus constantes intentos de acoplamiento añadieron un considerable erotismo al ambiente, por lo demás suave, de Venusburgo. 

‘Dich ,Teure Halle’ de Elizabeth fue tan fría como caliente fue la escena del primer acto, mientras que los ánimos de los hombres fueron aún más encendidas. El amor casto no funciona para la mayoría de la gente, y Sara Jakubiak cantó su aria con una efusividad lírica que mostró la rara belleza de su sonido. Poseedora de una gran voz lírica, y cantó sus dos arias con suave legato y total claridad.

Venus, cantada por Yulia Matochkina, también sonó más lírica que dramática y su voz fue un bálsamo para los oídos. Su traje se ajustó al papel. Lucas Meachem, en el papel de Wolfram, es el personaje que la mayoría de los asistentes a la ópera asocian con ellos mismos. Su interpretación de ‘O du mein holder Abendstern’ fue magnífica, animada por el exuberante acompañamiento sobre el que flotaba. 

Morris Robinson, Philip Cocorinos, Robert Stahley, Anthony Ciaramitaro y Patrick Blackwell, junto con Meachem, formaron un magnífico conjunto de oposición melódica a la promoción de Tannhäuser de Venusberg y sus placeres. Dejaron de lado el fugaz disfrute de la diosa del amor y enderezaron el mundo de la leyenda incluso antes del florecimiento del báculo papal.