Marcello Pérez: “El reto es ver más zarzuela de calidad en el mundo”

Marcello Pérez: «Una de las razones por las cuales no se ve más zarzuela es porque las producciones adolecen de los recursos indispensables para dar un resultado positivo»

Luego de una ardua semana de ensayos, clases magistrales, conferencias y convivencia con una veintena de jóvenes cantantes, Marcello Pérez, creador y director del Segundo Encuentro Internacional de Zarzuela, está satisfecho del resultado. Han pasado dos años después de la primera entrega en que ilustres artistas como Plácido Domingo, Verónica Villarroel, Nancy Fabiola Herrera, Arturo Chacón-Cruz, Benito Rodríguez y Laura Sheerin compartieron su talento con jóvenes cantantes al servicio del arte de la zarzuela, género muy querido en México y otros país del mundo, en la pequeña población de Tequila, Jalisco, y que concluyó con un inolvidable concierto en que participó la Orquesta de Cámara de Zapopan dirigida por el citado maestro Domingo y el director Allen Vladimir Gómez en el escenario de la Sala Plácido Domingo del Conjunto Santander de Artes Escénicas.

Tuvimos la suerte de conversar con Marcello al concluir las diversas actividades didácticas de este segundo Encuentro, a un par de días de la gala final prevista para el escenario de Palcco en que participará nuevamente la Orquesta de Cámara de Zapopan con algunos solistas extraordinarios, entre los que destacan nuevamente la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera y la soprano Laura Sheerin.

Bienvenido a Guadalajara. Cuéntanos del cambio de sede para la realización de este Segundo Encuentro.
No hay una razón específica por la que decidimos realizar la gala en Palcco. En el primer encuentro la actividad se desarrolló en Tequila, aunque la gala final fue en el Conjunto Santander de Artes Escénicas, y fue maravilloso. Nuestro cometido principal en la organización Zarzuela por el Mundo es hacer los encuentros en diferentes países, pero en México nos han abierto las puertas tan generosamente que estamos encantados con realizar esta segunda entrega en este país. Aunque no estaba previsto, hemos vuelto gracias al apoyo del OperaStudio Beckmann y su director Benito Rodríguez, así como de Mundo Cuervo. Nos propusieron este templo que es maravilloso y nos pareció idóneo. El equipo humano y la dirección del teatro han sido maravillosos.

 ¿Cuáles eran tus expectativas al organizar este Segundo Encuentro Internacional de Zarzuela?
Fue muy difícil sacarlo adelante, pues venimos de un año muy particular, muy complicado, con incertidumbre, pérdidas humanas, miedo… Entonces, retomar este proyecto no fue fácil. Tuvimos que luchar contra viento y marea, sobre piedras calientes, pero aquí estamos nuevamente. Me gustaría tratar de unir los esfuerzos, no solo de los actores culturales sino también de los empresarios, cuya ayuda es tan importante para generar más cultura, más producciones escénicas. Creo que este es el principal objetivo que tenemos: tratar de unir, de sumar. Y necesitamos del aporte de todos.

Hemos desarrollado también algo importantísimo, que es la educación a través del seminario Zarzuela 21, para otorgar las herramientas necesarias para los jóvenes artistas actuales con la misma calidad que otros géneros líricos, con aportes del aspecto vocal, musical, interpretativo, etcétera.

 ¿Qué opinas de las voces de los artistas que participaron en este Encuentro?
Maravillosas. Hay una gran cantidad de jóvenes con voces extraordinarias, con un potencial muy grande. Dentro del seminario dimos una charla de motivación, porque hay tanta rapidez, tanta locura a diario, que a veces los jóvenes no saben a dónde ir. Entonces, nuestras pláticas con ellos les inspiraron para seguir armando su carrera. Fueron 19 integrantes, varios del OperaStudio Beckmann y otros que vinieron de la Universidad de Colima.

 ¿Te gustaría producir aquí una zarzuela completa?
Sin duda. Me gustan mucho las galas, pues son una paleta muy rica y variada para conocer magníficas composiciones. Pero vivir la magia del espectáculo escénico es fascinante, por eso queremos sumar esfuerzos para lograrlo. Una de las razones por las cuales no se ve más zarzuela es porque las producciones que se hacían adolecían de los recursos indispensables para dar un resultado positivo. Actualmente, el público está ávido de espectáculos de calidad y nosotros tenemos muchas ideas, varios títulos en mente, y ojalá las podamos escenificar.

Cada vez que hay zarzuela la gente acude, y generalmente el resultado es exitoso, la gente sale feliz. La verdad es que el aporte de la zarzuela al teatro lírico es formidable, ya sea en lo musical, con las danzas de las distintas regiones de España, pero también latinoamericanas como en Cecilia Valdés de Cuba, de la que por cierto se incluye algo en la gala.

 ¿Cuáles son los retos futuros para los Encuentros?
El reto principal es ver más zarzuela de calidad en el mundo. Poder llevar al escenario producciones de calidad, así como lo educativo, es necesario el desarrollo de seminarios con grandes profesionales en los que puedan trabajarse aspectos tan importantes en la zarzuela como la parte musical, la danza, y el conocimiento del texto.

También estamos desarrollando diversas plataformas que actualicen este maravilloso género en el aspecto tecnológico. Una plataforma virtual que se irá nutriendo de contenido de última generación, en alta definición, 360 grados, realidad virtual, etc.

Y estamos creando, con la ayuda de un impresionante equipo de musicólogos, «La historia de la zarzuela en España e Hispanoamérica», bajo la dirección del profesor Emilio Cázares, el padre de la musicología en España. Será una plataforma que permita acceder a la mayor cantidad posible de material relacionado con el género… ¡Estamos hablando de más de 12,000 títulos! Todo centralizado en ver más zarzuela y la creación de más públicos.

 La situación del mundo es terrible, las noticias aportan diariamente una visión pesimista de nuestros países. ¿Qué te inspira para seguir en esta labor sublime, luchar y trabajar por la zarzuela, a pesar del oscuro presente que vivimos?
El dolor no se puede evitar, el sufrimiento sí. Si nos aferramos al dolor vamos a sufrir. Estamos viviendo una situación muy compleja, un «reseteo» a nivel mundial. Vamos muy de prisa y a veces nos olvidamos de la familia, del hogar. Se han perdido muchas vidas, pero tenemos que aprender a estar más tranquilos y a disfrutar más la vida. Yo creo que es importante poner en marcha la máquina y continuar.

No soy muy afín a estar viendo las noticias, pues se han transformado en un conteo de muertos. No nos muramos en vida con esos muertos. Dejemos de contarlos y trabajemos para que no haya más. No alimentemos el mal y sigamos adelante. Avanzar y dar alegría. Compartir lo bueno, lo positivo… Y qué mejor si es a través del arte, de la música y la zarzuela.