RECOMENDACIÓN: Javier Camarena: Contrabandista

RECOMENDACIÓN: Javier Camarena: Contrabandista

Javier Camarena (tenor), Cecilia Bartoli (mezzosoprano)
Les Musiciens du Prince; Gianluca Capuano
DECCA CD

Adictivo. No hay una palabra mejor para describir el nuevo disco del tenor mexicano Javier Camarena dedicado al tenor, compositor y empresario español del siglo XIX Manuel García. Además, esta grabación es la primera de una nueva serie “Mentored by Bartoli”. La afamada mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli incursiona en la labor de mentora de artistas que grabarán material asesorado por ella. Así pues, en mancuerna con Bartoli, Camarena rescata y difunde el trabajo como compositor de García, uno de los grandes intérpretes de las óperas de Rossini y el padre de dos grandes divas del siglo XIX: María Malibran y Pauline Viardot.

El contenido de Contrabandista (cuyo título refiere a una de las arias de la ópera El poeta calculista de García), ofrece un amplio panorama de los diferentes estilos que influenciaron a este compositor español y, por otro lado, contiene algunas arias de óperas de Rossini que cantó con gran éxito durante su carrera como tenor. En varias de las arias se escuchan influencias de Haydn, Mozart, Bellini y Donizetti, y, en las que están cantadas en francés, cierto aire a Grétry y Boïeldieu. Incluye, además, el aria ‘La dai regni dell’ombre, e di morte’ de Giulietta e Romeo del compositor Niccolò Zingarelli, contemporáneo de García y de Rossini. 

Uuno de los mejores tenores belcantistas del mundo, Camarena luce su voz al máximo en todas las arias y tenemos el placer de escucharlo en dos que lo han catapultado al olimpo de la ópera: ‘Sì, ritrovarla io giuro’ de La Cenerentola y ‘Cessa di più resistere’ de Il barbiere di Siviglia. 

Además del aria de la ópera de Zingarelli ya mencionada, Camarena incluye tres piezas que nunca se habían grabado antes: el aria ‘Cara gitana del alma mia’ de El gitano por amor, ‘Vous dont l’image toujours chère’ de La mort du Tasse y ‘Ô ciel! De ma juste furie comment réprimer le transport?’ de Florestan ou Le Conseil des dix, de Manuel García, de quien también se incluyen ‘Formaré mi plan con cuidado’ y ‘Yo que soy contrabandista’ de El poeta calculista. En ‘S’ella mi è ognor fedele… qual sará mai la gioia’ de Ricciardo e Zoraide, así como en el dueto entre Camarena y Bartoli ‘Amor… (Possente nome!)’ de Armida de Rossini, se encuentran algunos de los mejores momentos de la grabación.

Una de las grandes virtudes de Camarena es su expresividad; desde el comienzo del recitativo ‘Hernando desventurado’, el tenor mexicano nos adentra en la desesperación de su personaje. El aria es de estilo clásico, si bien en la segunda parte tiene tintes rossinianos, donde se requieren agilidades que el tenor tiene de sobra.

En ‘Yo que soy contrabandista’ queda patente el estilo español de García, pues recuerda a una romanza de zarzuela decimonónica. Camarena la canta con gran estilo, pasión y salero. Sigue el aria de Don Ramiro de La Cenerentola, con sobreagudos y matices al pasar de ‘Pegno adorato’ a ‘Noi voleremo, domanderemo’. Lo mismo sucede cuando lo escuchamos en ‘Cessa di più resistere’. 

Hay dos arias en francés, compuestas por García, que requieren de un estilo de canto distinto, menos virtuosístico y más lírico: el aria de La mort du Tasse y su vena más dramática en el aria de Florestan ou Le Conseil des dix, que recuerda a Gluck. En el aria ‘Formaré mi plan con cuidado’, pieza que requiere más de un trabajo de interpretación del texto que de pirotecnia, se puede escuchar la vis cómica de Camarena. El aria de Giulietta e Romeo de Zingarelli, en cambio, sí requiere de gran virtuosismo y recuerda a las óperas de Salieri. Con sobreagudos brillantes y claros, Camarena sortea las dificultades de esta aria.

Es un verdadero placer escuchar al tenor mexicano en este disco a dúo con Cecilia Bartoli. Su dueto ‘Amor… Possente nome!’ de Armida es una clase magistral de cómo debe cantarse el estilo rossiniano. La mezzosoprano romana sigue teniendo una de las voces más flexibles y expresivas del mundo de la ópera, y se acopla muy bien con la voz de Camarena, lo que evidencia una complicidad artística entre los dos. La voz de Bartoli sigue igual que hace 30 años y su facilidad para las fiorituras sigue maravillándonos s. 

Culmina el disco con la difícil aria ‘S’ella mi è ognor fedele… Qual sará mai la gioia’ de Ricciardo e Zoraide de Rossini, dando pie a Camarena para mostrar sus impecables dotes belcantistas, especialmente en la cabaletta.

El director Gianluca Capuano y Les Musiciens du Prince acompañan al tenor con un sonido brillante, adecuándose muy bien al estilo de cada una de las arias y al dueto.