RECOMENDACIÓN: Marina Rebeka: Spirito

RECOMENDACIÓN: Marina Rebeka: Spirito

 

Marina Rebeka (soprano)
Orchestra e Coro del Teatro Massimo di Palermo
Jader Bignamini
Prima Classic CD

Después de haber dedicado sus primeros dos CDs a Mozart (Mozart Arias) y Rossini (Amor Fatale), la soprano letona Marina Rebeka aborda en Spirito arias de tres compositores belcantistas: Bellini, Donizetti y Spontini. El disco incluye arias que Rebeka ya ha cantado en escena (Norma, Anna Bolena y Maria Stuarda) y otras que hará en un futuro (Il pirata y La vestale, en versión francesa). 

El disco está editado por el sello discográfico Prima Classic, creado por Rebeka misma, y todas las arias están interpretadas en las versiones originales escritas por su respectivo compositor. Para ello, Rebeka investigó y estudió los manuscritos originales de todas las arias especialmente para este disco. 

Comienza con una etérea, expresiva y matizada interpretación de la plegaria ‘Casta diva’ de Norma, donde escuchamos el control absoluto la cantante sobre su instrumento. Incluye la cabaletta ‘Ah! bello a me ritorna…’ (la versión original de Bellini), donde resalta el momento íntimo del personaje de Norma, y no es tratada como una mera pieza de lucimiento vocal. La soprano letona canta la versión completa, con la repetición del tema, haciendo variaciones de su propia autoría que no rompen con el estilo belliniano.

De Il pirata de Bellini, el disco incluye escena de Imogene, ‘Oh! s’io potessi… Col sorriso d’innocenza… Qual suono ferale… Oh! Sole! Ti vela di tenebre oscure’, donde la cantante retrata las distintas emociones que va viviendo el personaje con un canto de timbre rico en armónicos, un registro central poderoso y agudos y sobreagudos con squillo. Su dicción en italiano es clara y el énfasis en ciertas palabras clave del texto le da mayor expresividad al momento. Marina Rebeka resuelve los saltos de registro del grave, al central y luego al agudo, así como las fioriture de la cabaletta sin problema alguno.

En la escena de Maria Stuarda, ‘Io vi rivedo alfin!… Deh! Tu di un umile preghiera… Oh colpo!… Di un cor che muore… Giunge il conte… Ah! Se un giorno da queste ritorte’, la soprano letona muestra que también es capaz de mostrar el lado vulnerable del personaje, cantando con sutileza y fluidez este emotivo momento de la reina de Escocia. 

Así como en las dos escenas pasadas de este disco, Rebeka cuenta con el excelente acompañamiento del coro del Teatro Massimo de Palermo, en excelente balance con su voz; tenemos la sensación de que están a su alrededor y no detrás de ella, saliendo la voz de la soprano de entre ellos de manera natural. Magistral, la manera en que Rebeka hace un crescendo en la parte del aria ‘Deh! Tu di un umile preghiera’. Continúa con la escena final de Anna Bolena, ‘Piangete voi?… Al dolce guidami… Che mai sento… Coppia iniqua’. Cantan con ella en esta parte el tenor Marco Ciaponi (Percy), el bajo Francesco Paolo Vultaggio (Cecil), la mezzosoprano Irene Savignano y el barítono Gianluca Margheri (Talbot). 

Su interpretación de Anna Bolena es fresca transmite la desesperación pero también la fuerza interna del personaje. Con legato elegante, matiza en las frases del aria con buen gusto, para después mostrar sus dotes histriónicas vocales al máximo en ‘Coppia iniqua’. Sus ataques a las frases son certeros y tienen mucha fuerza dramática. Los sobreagudos, emitidos con seguridad y potencia, no son un problema para Rebeka.

Cierra el disco la escena ‘Ô des infortunés… Toi, que j’implore avec affroi… Sur cet autel sacré… Impitoyables dieux’ de La vestale de Spontini. Cuenta Rebeka en una entrevista que su decidió cantar la versión francesa pues en ella percibe más fuerza que la versión en italiano, no solo a nivel de libreto, sino también orquestalmente. Con su bello fraseo y sin descuidar el texto, la solista nos lleva de la mano del personaje por toda la escena. En ‘Impitoyables dieux’, su registro central luce al máximo y podemos escuchar su flexibilidad vocal. 

Muy importante, el papel que juega en este disco el director Jader Bignamini, quien dirige cada aria con estilo belcantista puro. La Orquesta del Teatro Massimo de Palermo entiende a la perfección cada pieza y se funde con la voz de Marina Rebeka de manera orgánica.