Oksana Volkova: Poison d’Amour

Oksana Volkova: Poison d’Amour

Oksana Volkova: Poison d’Amour
Oksana Volkova (mezzosoprano)
Kaunas City Symphony Orchestra; Constantine Orbelian
DELOS CD

Para Poison d’Amour (Veneno de amor), su primer disco como solista, la mezzosoprano bielorrusa Oksana Volkova ha seleccionado arias conocidas y otras poco escuchadas de compositores como Saint-Saëns, Gounod, Smolsky, Thomas, Rimski-Kórsakov, Bizet, Chaikovski, Músorgski, Mascagni y Cilea. Acompaña a Volkova el director estadounidense Constantine Orbelian al frente de la Kaunas City Symphony Orchestra.

Heredera de la tradición de las grandes mezzos eslavas como Elena Obratzova, Olga Borodina, Marina Domashenko o Larissa Diadkova, Volkova posee un timbre oscuro, aterciopelado, con un sonido redondo, y notable registro grave que resuena tanto como el agudo. 

Comienza el disco con el aria de Sapho de la ópera homónima de Gounod ‘Ô ma lyre immortelle’. Esta obra fue comisionada por la famosa mezzosoprano Pauline Viardot, quien fue quien la estrenó en 1851. El aria es muy lucidora para quien la interprete y, desde las primeras notas del recitativo ‘Où suis-je?’, Volkova atrapa la atención del oyente por su timbre sedoso y su manera de adentrarse en las palabras de Sapho. Su fraseo y línea de canto son impecables; posee squillo en sus notas agudas y maneja perfectamente lo saltos de registro del aria. 

Le siguen las dos arias de Dalila en Samson et Dalila: ‘Printemps qui commence’ y la célebre ‘Mon cœur s’ouvre à ta voix’. La primera es de carácter lírico y la segunda, más seductora, con temáticas totalmente distintas. Volkova canta ambas con mucha atención al texto, ‘aligerando’ un poco la intensidad de su voz en la primera, pero siempre manteniendo ese sonido oscuro. En la segunda, Volkova en verdad seduce al oyente y, gracias al tempo marcado por Orbelian, lleva in crescendo la intensidad de esta seducción de Dalila, expandir su voz y envolviendo con ella al escucha.

La siguiente aria, ‘Ti pripomni jak lotaz kalisti u lugah mi zbirali’, de La leyenda gris del compositor bielorruso Dmitry Smolsky, estrenada en 2012, es una de las joyas del disco y un gran descubrimiento. A pesar de ser una ópera del siglo XX (escrita en 1978), el aria del personaje Lyubka es melódica, de estilo tradicional y una orquestación de gran belleza. Volkova la interpreta con gran intensidad y hace lucir la riqueza tímbrica de su registro central. 

Sigue el aria ‘Connais-tu le pays’ de Mignon, de Ambroise Thomas, una de las más conocidas en el repertorio para mezzosoprano lírico. Volkova es capaz de moldear su voz para cantar música de gran dramatismo y con orquestación voluminosa, como escuchamos en las siguientes arias. También logra adaptar su instrumento a piezas de gran ternura y delicadeza como esta de Mignon. El repertorio francés le queda muy bien a la voz de esta joven cantante bielorrusa. 

Sigue el aria de Lyubava ‘Vsyu noch zhdala ego ya ponaprasnu’ de Sadko de Rimski-Kórsakov, otra de las joyas de este disco, para quien no conozca esta ópera. Continua con la ópera francesa, cantando una de las más desgarradoras arias para mezzosoprano: ‘Va! Laisse couler mes larmes’ de Werther, de Charlotte en el acto III. Volkova se adentra en el papel con gran introspección y sentimos a través de su voz la desesperación y la melancolía de la joven amada de Werther. Sus notas graves son plenas y sonoras. 

Vuelve al repertorio ruso con el aria de Juana de Arco ‘Prostite vi, kholomi, polia rodniye’ de La doncella de Orleans de Chaikovski. En ella, la protagonista le dice adiós a las montañas y campos donde vivió y se encamina a guiar al ejército francés contra los ingleses. El aria es de carácter descriptivo y va creciendo en intensidad al ir mostrando la añoranza que Juana tendrá por su tierra. 

En un disco de arias de mezzosoprano no puede faltar la famosa “Seguidilla” de Carmen ‘Près des remparts de Séville’, la cual Volkova interpreta con picardía, seducción y joie-de-vivre:

La última aria rusa que interpreta en este disco es ‘Sily potainye’, que canta Marfa en la colosal obra de Modest Mússorgski, Khovanshchina. Marfa es uno de los roles más ricos de la literatura operística rusa y en esta aria podemos escuchar el lucimiento vocal que el compositor le brinda a la mezzo que la cante. 

Sigue la desgarradora aria de Santuzza ‘Voi lo sapete, o mamma’ de Cavalleria rusticana de Mascagni. Volkova opta por comenzar el aria con un poco menos de fuerza que otras cantantes, mostrando una Santuzza más vulnerable y menos histérica que en otras interpretaciones. 

Para terminar con el repertorio francés en este disco, Volkova escogió el aria de Chimène ‘Pleurez, mes yeux’ de Le Cid de Massenet. Así como en el aria de Charlotte que reseñamos, aquí también podemos escuchar en la voz de la mezzo bielorrusa una introspección y una expresividad a flor de piel, ilustrándonos la desesperación del personaje que se debate entre su deber hacia su padre y su amor por su amado Rodrigue.

Cierra el disco el aria de la Princesa de Bouillon ‘Acerba voluttà’ de Adriana Lecouvreur de Cilea. Con una de las introducciones orquestales más atmosféricas e intensas, Volkova entra con todo su poderío vocal, mostrando que ya está más que lista para abordar este papel en escena. Capta el estilo de la ópera italiana muy bien y su voz hace dinámicas vocales muy bellas, sobre todo en ‘O vagabunda stella d’Oriente’:

Mención especial merecen la Kaunas City Symphony Orchestra, bajo la experimentada batuta de Orbelian, que acompañan en cada aria a Oksana Volkova, con un sonido claro, tempi adecuados, y abordando cada aria con el estilo musical adecuado. 

Comments are closed.