ūüá©ūüá™ Cendrillon en Ulm

La mezzo I-Chiao Shi, como Cendrillon © Martin Kaufhold

Diciembre 19, 2019. Este cuento de hadas oper√≠stico de Jules Massenet parte de un libreto en franc√©s de Henri Ca√Įn basado a su vez en el relato hom√≥nimo de Charles Perrault de 1698. Cendrillon de Massenet es tambi√©n la historia de una joven valiente que se enfrenta con orgullo y gracia a los desaf√≠os de la vida y lucha por su derecho al amor y la independencia.

Estrenada con gran éxito el 24 de mayo de 1899 en la Opéra-Comique de París, desde entonces la ópera goza de seguidores y es un desafío artístico bienvenido para cualquier director de escena, director de orquesta y teatro de ópera.

La producci√≥n de Ulm, sin duda, puede llamarse ‚Äújoven‚ÄĚ. El director de escena Christian von G√∂tz logr√≥ establecer un esp√≠ritu juguet√≥n que refleja los sentimientos y percepciones de la generaci√≥n que va de los 18 a los 25 a√Īos sobre pol√≠tica, sociedad, sexualidad y la propia identidad. El dise√Īo del escenario (Petra Moll√©rus) es simple y no est√° sobrecargado, lo que permite la concentraci√≥n total en la acci√≥n. Con el apoyo de diversos y coloridos trajes de Lukas Noll, la puesta en escena es entretenida, √°gil, con numerosos momentos c√≥micos, y representa una gran diversidad multicultural de personajes e int√©rpretes. La Cenicienta de Ulm no es una mu√Īeca vestida de rosa, sino una marimacha vestida de overol.¬†

La Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Ulm abordó la partitura de Massenet con un canto melódico, hermosos conjuntos y amplios pasajes orquestales románticos. El director musical, Michael Weiger, conocedor de la fórmula melódica francesa y sus delicados matices, dirigió a la orquesta con dinámicas constantemente equilibradas y tempi cantables. El conjunto convenció a través de una excelente preparación y habilidades histriónicas. 

Dae-Hee Shin, como el padre, presentó un barítono robusto con buena dicción francesa. Christianne Bélanger (la madre) cantó con hermoso timbre de mezzo-soprano, y su gran escena en solitario en el tercer acto fue para mí un punto culminante musical de la noche. I-Chiao Shi, como Cendrillon, mostró una gran voz de mezzo con calidez en el medio y cierta nitidez en la parte superior. Dominó esta parte exigente, equipada con muchas notas agudas y coloratura, y avanzó para ser la favorita de la audiencia. 

La Hada, cantada por la soprano Maryna Zubko, fue una visión rubia de pies ligeros con notas agudas soberbias. El Príncipe, cantado por el tenor Luke Sinclair de agradable timbre, y  las sopranos Maria Rosendofky y Jung Youn Kim como las malvadas hermanas completaron el elenco.