🇪🇸 Don Giovanni en Madrid

Escena de la boda en Don Giovanni © Javier del Real

Diciembre 28, 2020. Como en todas partes, los países que tienen más de un teatro de ópera no se preocupan por coordinar sus títulos, y apenas pasada una producción del Don Giovanni mozartiano en Barcelona llegó este otro a Madrid, y para colmo con el mismo protagonista.

El Teatro Real, como también el de Valencia, ha demostrado hasta el momento ser un baluarte del género lírico, ya que desde el verano no ha interrumpido ni total ni parcialmente su actividad; algo que —problemas políticos aparte— los hace acreedores del mayor elogio. También destaca el hecho no menor de mantener el programa de papel, que siempre es útil pero particularmente necesario para tantos espectadores que no están familiarizados con su lectura en la pantalla de un ordenador o un celular.

El espectáculo es el mismo que se dio por primera vez hace años en Salzburgo y luego en Berlín y por lo que a mí respecta no está entre lo mejor del inteligente pero tantas veces arbitrario Claus Guth. Aquí nos trasladamos a un bosque que, como escena única, no siempre funciona (casi nunca), y obliga a buscar soluciones forzadas e infelices (Donna Elvira, que canta su aria de entrada esperando el autobús en medio de la vegetación, el catálogo de Leporello convertido en los horarios del mencionado bus que nunca pasa (otros se desplazan en coche, quizá porque son de clase superior, lo que en el caso de Elvira no es cierto), por no hablar de que los artistas deben cantar en un equilibrio inestable o en posturas más bien incómodas (bravo por ellos que consiguieron no perder pie nunca). Es interesante, en cambio, el hecho de que Don Ottavio tenga una personalidad definida (a costa probablemente de suprimir ‘Il mio tesoro’). La iluminación es más bien siniestra y el vestuario, para todos los gustos.

En la parte musical, que puede considerarse en conjunto buena, me sorprendió que Ivor Bolton, generalmente muy adecuado para este repertorio, no fuera el factor positivo que me esperaba: la orquesta sonó bien y el coro —preparado como siempre por Andrés Máspero— cumplió eficazmente con su deber (usando mascarillas en una producción donde no había en absoluto distancia de seguridad)…

Destacó claramente Erwin Schrott (esta vez como Leporello), absolutamente cómodo en su papel (siempre con una visión y versión particular de los recitativos, con la que no es siempre fácil congeniar, pero que es legítima y al público le gusta), con una voz aun más redonda y sonora en el registro grave sin menoscabo de los otros. De su capacidad como actor ya no hace falta hablar. Christopher Maltman fue un protagonista muy distinto del que se vio en Barcelona (un herido de muerte que consigue llegar hasta el final a fuerza de drogas y bebidas variadas), y que —personalmente— considero que le caía mejor a una figura y un canto sin duda de primera calidad pero algo madura la primera y bueno, pero a veces opaco, el segundo. El Comendador de Tobias Kehrer podría ser ideal si evitara, como casi todos los bajos de origen y repertorio predominantemente alemán, una emisión que conviene más a Wagner que a Mozart. Mauro Peter es siempre un tenor distinguido, de timbre oscuro para la parte, pero óptimo estilista e intérprete. Para terminar con los caballeros, bueno sin más fue el Masetto de Krysztof Baczyk.

Entre las damas hay que citar en primer término, por vocalidad y actuación brillantes y totalmente adecuadas al papel, a la Zerlina de Louise Alder. Annett Fritsch es una soprano que nunca me ha interesado mayormente, pero hay que decir que esta Elvira le ha permitido mostrarse con una luz más favorable, e incluso sus agudos metálicos y a veces estridentes se escucharon con menos frecuencia o, en todo caso, parecieron convenir a la índole del personaje. Brenda Rae es una soprano de coloratura muy capaz, pero de color y canto más bien desteñidos. Sus agilidades (excluyamos los trinos) y los agudos estuvieron en su sitio, pero el centro y el grave fueron insuficientes, y la intérprete fue la menos interesante de todo el reparto (aparte del hecho de que para el director de escena se trata de una típica santurrona que se desvive por acostarse con Don Giovanni y a quien Don Ottavio le importa un ardite, pero que desea a toda costa mantener su fama de “casta y pura”).

Como sucedió en Barcelona, el concertante final se suprimió. No tengo nada en contra de tal solución (probablemente, incluso más dramática y eficaz en lo dramático), pero cuando se convierte en moda para mí la cosa cambia de color. Mucho público (dentro del posible con las normas de seguridad) y muy satisfecho, pero pocos aplausos durante la función y al final, en comparación con lo que es normal en este teatro en tiempos “normales”. Permanecer tres o más horas con la dichosa mascarilla y hacia el final de la función clavar los ojos en el reloj por el toque de queda no facilitó las cosas.

Click here to change this text