?? Don Giovanni en Seattle, en línea

Jared Bybee como Don Giovanni en Seattle

Marzo 5, 2021. La Ópera de Seattle presentó Don Giovanni de Mozart a su audiencia mundial en línea. La directora de escena Brenna Corner señala que el Hamlet de 1964 presentado en Broadway y dirigido por Richard Burton la inspiró para hacer esta producción en blanco y negro y para revisar la premisa básica de la ópera. La escenografía de Doug Provost y el vestuario de Liesl Alice Gatcheco dan una sensación de lugar, pero ningún traje fue específico. Provost y Corner pretendían que su escenario abstracto, formado por plataformas con barandillas de tubos lisos, pusiera el drama de la ópera en primer plano. También funcionó, pero el resultado no produjo ningún atractivo visual.

La Ópera de Seattle recortó algunas escenas y arias debido a la normativa Covid-19. Por ejemplo, la escena de la cena del acto II requiere un coro y una exhibición de comida; ambas cosas prohibidas por las restricciones de la pandemia. Corner cortó también la escena de la pelea, ya que los combatientes no pueden permanecer a una distancia razonable entre sí. Corner y la maestra Lidiya Yankovskaya también omitieron recitativos, para centrarse en los aspectos principales de la historia. Técnicamente, la obra funcionó muy bien, algo que no se ve en todas partes en esta época de cambios.

Una orquesta, o incluso un conjunto de diez o veinte instrumentos, se funde con las voces de los cantantes y transforma su sonido en la miel auditiva que tantos amantes de la ópera desean escuchar. Muchas voces grandes, como las que se necesitan para cantar en el auditorio habitual de la Ópera de Seattle, son algo menos agraciadas cuando cantan a plena voz con piano, y el diseño de sonido de Robertson Witmer hizo poco por solucionar este problema.

Jared Bybee fue un Don Giovanni amenazante e intenso, con una presencia escénica fascinante, y su personaje fue uno de los que a veces vemos entre los hombres ricos de gran privilegio. Su única aria es la serenata y, desgraciadamente, él y la caja de música con la que supuestamente canta no se pusieron de acuerdo en los tempi. (Tal vez la intención era mostrar el funcionamiento de una caja de música antigua.) En el papel de Leporello, Michael Sumuel fue un divertido sirviente que cantó con un timbre rico y voz dulce que fueron un bálsamo para el oído, con o sin acompañamiento instrumental. Su «aria del catálogo» resonó con suntuosos matices.

Como Donna Anna, Vanessa Goikoetxea fue una noble dama visiblemente agraviada que cantó su feroz aria de venganza con tonos robustos y una técnica segura. Su acompañante, Andrew Stenson como Don Ottavio, retrató a su personaje como un hombre que amaba a su prometida más como amigo que como amante.

Laura Wilde, que cantó una memorable Jenůfa en Santa Fe hace dos años, fue una angustiada Donna Elvira al principio, pero su ira se calmó al darse cuenta de la tragedia que estaba a punto de ocurrirle. Fue fascinante verla crear y mantener este complejo personaje. Incluso cuando Elvira empieza a simpatizar con el libertino, se da cuenta de que el matrimonio de Zerlina podría arruinarse por unos pocos movimientos en falso y advierte a la joven novia. Jasmine Habersham fue la ingenua, enérgica y seductora que cantó con sonidos cristalinos. Cantó su aria ‘Batti, batti, o bel Masetto’ con cierta ironía, para que no fuera una seria invitación a la violencia doméstica. Adam Lau, como su novio, Masetto, perdonó sus frívolas acciones y respondió a las insinuaciones de Don Giovanni con toda la virilidad que un campesino se atrevería a mostrar en su situación. El Commendatore, que canta unas pocas líneas y es asesinado al principio de la ópera, regresa como un fantasma de voz profunda al final. Kenneth Kellogg cantó con gran resonancia y pareció un soldado de una guerra perdida hace tiempo.

La directora de orquesta Lidiya Yankovskaya concertó la representación con tiempos ágiles y nítidos y animó a los cantantes a utilizar frases largas. Es una excelente directora y espero escucharla al frente de una orquesta completa en un futuro no muy lejano. Don Giovanni estará disponible para verse en línea, por 35 dólares, hasta finales de marzo.