🇪🇸 Festival Rossini… en Barcelona

🇪🇸 Festival Rossini… en Barcelona
Se anunció un nuevo Festival de Rossini en Barcelona © Toni Bofill

Mayo 3, 2021. Un nuevo Festival Rossini ha nacido y en junio, en este mismo lugar, habrá tres semanas dedicadas a él; mérito conjunto del director artístico, Raúl Giménez, reconocido tenor rossiniano, y de la Òpera de Cambra de Barcelona que realiza sus actividades en el Teatro de Sarrià, con el patrocinio de los Amigos de la Ópera de dicho barrio.

En ese momento estará lista la rehabilitación del foso de orquesta que se había tapado para la realización de actividades únicamente teatrales hace más de veinte años, gracias al Grupo Focus. Esta vez, con acompañamiento al piano de Viviana Salisi y Josep Buforn, y para un número con la guitarra de Jorge de la Cruz, se presentó al público con un concierto inaugural en el que, además de Giménez, y con la actuación de Berta Errando en calidad de presentadora, se escucharon a valores ya consagrados, en ascenso, y algunos que inician su camino ahora.

Entre los primeros destacaron Carlos Chausson (inoxidable), Juan Francisco Gatell (cuyo instrumento ha adquirido más cuerpo y poderío), Marina Viotti (una notable mezzo de familia musical, pero también excelente actriz, que probablemente haya sido la mejor) y Sara Blanch, soprano lírico ligero cuya carrera está disparándose. La sigue Carles Pachón, barítono, e inmediatamente Serena Sáenz, soprano ligero. Luego, Alberto Ballesta y Elías Ongay, tenores; Jan Antem y Pau Armengol, barítonos; y Helena Resurreiçâo y Natalia Pérez, mezzo y soprano.

El programa consistió en su mayor parte en números de Rossini, pero hubo dos dúos de Don Pasquale (Chausson y Antem, y Chausson y Blanch), y las canciones ‘Malia’ de Tosti (por Giménez) y ‘O teneri piaceri’ de Rosquella (por Ongay).

Las piezas de Rossini abarcaron el serio maduro (aria de Idreno de Semiramide, por Gatell, y de la protagonista, por Sáenz), el cómico inicial (L’occasione fa il ladro, donde se lució Blanch con Ballesta de partiquino), y el ya maduro (Il barbiere de Siviglia, La Cenerentola y L’italiana in Algeri), que permitió una descomunal exhibición de Viotti, acompañada por Armengol sola en Rossini, y con otros cinco participantes en el sexteto de Cenerentola.