🇺🇸 Dos de Gluck, en autocinema

Noviembre 21, 2020. La compañía Pacific Opera Project (POP) presentó dos óperas raras en un acto de Christoph Willibald Gluck, La corona e Il Parnaso confuso en el estacionamiento de la Iglesia Metodista Unida en Anacapa Drive en Camarillo, California. Normalmente POP presenta la ópera en Los Ángeles, pero las presentaciones en vivo y en autocinema actualmente no están permitidas allí.

El descubrimiento del director ejecutivo y artístico Josh Shaw de una ópera llamada La corona en esta época de pandemia de coronavirus lo llevó a otra de las comedias de un acto de Gluck: Il Parnaso confuso. Ambas fueron escritas para las celebraciones reales y debían ser cantadas por los mismos cuatro hijos de la emperatriz María Teresa de Habsburgo. Desafortunadamente, La corona nunca fue interpretada en vida de Gluck; pero recibió su estreno mundial en el Festival de Londres en 1987, para celebrar el bicentenario de la muerte del compositor.

Il Parnaso confuso, en cambio, fue compuesto en 1765 para que las cuatro princesas cantaran en la boda del archiduque José de Habsburgo. En su libreto, Apolo pide a tres musas mal preparadas, Euterpe (Música), Erato (Poesía lírica) y Melpomene (Tragedia), que actúen con poca antelación en la boda del emperador. En la producción reimaginada por Josh Shaw, las musas son una banda de los años 80 y Apolo, que ya no es un dios en la cima del Monte Parnaso, es un planificador de bodas.

Las reglas del gobierno tuvieron que ser seguidas para presentar una actuación en vivo en esta era de pandemia. Durante el tiempo de ensayo y actuación, los artistas solo podían viajar entre el ensayo y el hogar, evitar todo contacto con personas ajenas a sus hogares y ponerse en contacto inmediatamente con POP si experimentaban algún síntoma relacionado con Covid. 

Utilizando un escenario de tres niveles, Shaw y la diseñadora de vestuario Maggie Green pusieron en escena La corona en la antigua Grecia, donde los artistas usaban prendas sueltas y fluidas. La segunda ópera, Il Parnaso confuso, sin embargo, se actualizó a la década de 1980 y los cantantes llevaban trajes de colores brillantes de rock and roll que denotaban su condición de miembros de la banda. La decoración del escenario incluyó dos guitarras eléctricas y un saxofón dorado.

El programa doble incluyó a las sopranos Jessica Sandidge, Tiffany Ho y Audrey Yoder, así como a la mezzosoprano Meagan Martin en ambas óperas. Compuestas para ser interpretadas en 1765, las arias son da capo con frases constantemente repetidas, pero la música es melódica, compleja, y exige la máxima competencia técnica de los cantantes e instrumentistas. 

La mezzosoprano Martin como Asteria en La corona y Erato en Il Parnaso fue la cantante más destacada de la noche. Su coloratura fue precisa y sus caracterizaciones, lo más naturales posible en esta era de distanciamiento social. Como Atalanta y más tarde como Apolo, la soprano Sandige también hizo que sus personajes cobraran vida. Y Ho, de voz ágil, se probó como un músico versátil que cantó el rol masculino, Meleagro, en la primera ópera y la musa, Melpomene, en la segunda con gran energía y clara dicción. Yoder es una actriz cantante muy atractiva que mostró una gran flexibilidad vocal como Climene en La corona y Euterpe, en Il parnaso. 

El director musical Kyle Naig tocó los recitativos en el teclado y le dio una mesurada interpretación a la partitura con su orquesta. El conjunto produjo un sonido brillante y mostró una buena comprensión de las texturas y el fraseo de la ópera del siglo XVIII. 

Ambas óperas fueron cantadas en italiano con supertítulos en inglés proyectados en las pantallas del autocinema. Naig dirigió la pequeña, distanciada y protegida orquesta y el sonido compuesto para esta actuación, tal como se escuchó en la radio FM, fue de primera categoría.