馃嚥馃嚱 La fille du r茅giment en Bellas Artes

Javier Camarena celebr贸 el 15 aniversario de su debut en Bellas Artes con el mismo rol que cant贸 por primera vez en 2004

Antes
Los d铆as 21, 25 y 28 de noviembre de 2004, la 脫pera de Bellas Artes present贸 como t铆tulo a帽adido de 煤ltima hora para concluir su temporada tres funciones de La fille du r茅giment (1840) del compositor Gaetano Donizetti (1797-1848) con libreto de Jean-Fran莽ois-Alfred Bayard (1796-1853) y Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges (1799-1875), basado en una obra de Carl Gollmick (1796-1866).

La particularidad de aquellas presentaciones, adem谩s de que represent贸 el estreno de esa comedia donizettiana en el Palacio de Bellas Artes, consisti贸 en que el tr铆o de cantantes protagonistas que dar铆a vida a Marie, Tonio y Sulpice eran j贸venes casi desconocidos en el ambiente oper铆stico, de no ser porque meses antes la soprano Rebeca Olvera, el tenor Javier Camarena y el bar铆tono Josu茅 Cer贸n hab铆an triunfado en la XXII edici贸n del Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli.

Esa decisi贸n del entonces director art铆stico de la 脫pera de Bellas Artes, Ra煤l Falc贸, se recibi贸 con inter茅s y cierto entusiasmo por un sector de nuestra comunidad l铆rica, ante la posibilidad de conocer nuevos talentos; pero otras facciones la miraron con escepticismo, 谩nimo quejoso o franca desaprobaci贸n por no optar por cantantes ya probados, de renombre, que hac铆an fila por una oportunidad de trabajo y escenario en esa instituci贸n. 鈥淓lenco de conservatorio鈥, llegaron a decir los m谩s radicales.

Sobre aquellas funciones, escrib铆 en Pro 脫pera: 鈥淩esulta insoslayable la necesidad de apoyar a los nuevos valores art铆sticos de nuestro pa铆s que requieren la oportunidad y los foros adecuados para demostrar sus respectivos talentos ante el p煤blico, lo cual nos llevar谩, seguramente, a un desarrollo cultural del que todos podamos sentirnos satisfechos. En otras palabras, brindar la alternativa a j贸venes capaces, como en esta ocasi贸n, no equivale a cerrar las puertas a los cantantes que llevan m谩s tiempo intentando despegar su carrera profesional鈥.

El balance vocal de los tres j贸venes protagonistas en mi cr铆tica 鈥攑eque帽os detalles a pulir al margen鈥 fue muy positivo. De Rebeca Olvera qued贸 subrayada la agilidad de su voz, su desenvolvimiento esc茅nico, y la brillante proyecci贸n de su instrumento por el teatro; de Josu茅 Cer贸n fue destacada la confiabilidad de su canto, su mesura, y su exactitud vocal e histri贸nica. De Javier Camarena expres茅 que 鈥渓uci贸 gracias a un canto s贸lido, de agudos completamente aprehendidos y de emisi贸n redonda y c谩lida. Otro cantante mexicano que ya se vislumbra podr谩 inscribirse en el panorama tenoril internacional鈥.

En las p谩ginas de Pro 脫pera incluimos tambi茅n entrevistas 鈥攜 si fueron las primeras, no ser铆an las 煤nicas鈥 con aquellos j贸venes que buscar铆an abrirse paso en el mundo l铆rico. Spoiler: lo lograron y, con vertientes propias, cada uno de ellos tiene una historia de triunfo para contar y ya muchos se la saben a partir de ese punto. La celebran y la comparten gozosos.

Pero apostar por ellos en aquel momento, aquilatar su valor oper铆stico antes del reconocimiento, fue ir contra la corriente.

Varios minutos de v铆tores y aplausos hicieron que Javier Camarena bisara parte del aria que lo hizo famoso: 鈥楢h! mes amis, quel jour de f锚te!鈥

Ahora
Es por ello que entre lo m谩s llamativo de las funciones celebradas los pasados 13 y 16 de febrero de 2020 en el Teatro del Palacio de Bellas Artes, ocasi贸n en la que La fille du r茅giment volvi贸 a presentarse con el mismo elenco protag贸nico como una celebraci贸n de 15 a帽os al tenor Javier Camarena, puede citarse el entusiasmo efervescente del p煤blico oper铆stico mexicano, que se expres贸 en boletaje agotado, culto institucional y medi谩tico, admiraci贸n genuina por el bel canto, interminables loas e incluso fanatismo en redes sociales.

Con una trayectoria desarrollada y reconocida en prestigiosos teatros internacionales y su merecida fama como tenor belcantista, Javier Camarena fue adorado por su p煤blico, aquel que lo vio surgir y marcharse en busca del aplauso global, en un emotivo acto de comuni贸n, en la que 茅l ofreci贸 su infaltable artiller铆a de agudos y una desternillada presencia c贸mica. Adem谩s, no s贸lo cant贸 con fuelle 鈥楢h! mes amis…鈥, su aria insignia, sino que bis贸 la secci贸n 鈥楶our mon 芒me鈥, que sigui贸 aumentando el contador de Do鈥檚, en rigor emitidos de manera m谩s pura que la primera vez, en la que se le desliz贸 un talloncito.

Las risas y los aplausos salpimentaron la funci贸n del jueves 13, de manera consagratoria para Camarena en su tierra, lo que por diversas circunstancias no todos sus colegas actuales o pasados pueden presumir.

Y por si fuera poco el contenido de esa fiesta ritual, el tenor estuvo en todo momento feliz y amparado por el talento de sus amigos: con la Marie de Olvera que en t茅rminos de canto en sentido amplio marc贸 la noche con musicalidad, estilo y refinado fraseo; el Sulpice del bar铆tono Cer贸n vocal y esc茅nicamente en riguroso equilibrio; y la direcci贸n musical de Iv谩n L贸pez Reynoso, cuya batuta rindi贸 la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes a tono del festejo y el festejado.

Sin olvidar al resto del elenco, en el que se encontraron Mar铆a Luis Tamez (Marquesa de Berkenfield); Arturo L贸pez (Hortensius); Jos茅 Luis Reynoso (Caporal); Efra铆n Corralejo (Campesino); y do帽a Florinda Meza (Duquesa de Crakentorp).

En la funci贸n del domingo 16 de febrero ocurri贸 la apoteosis: no s贸lo Javier Camarena volvi贸 a bisar, sino que en un ambiente festivo incontenible tambi茅n Rebeca Olvera bis贸 su aria 鈥業l faut partir鈥, inscribiendo el momento directamente en la historia del Teatro del Palacio de Bellas Artes, pues en sus 85 a帽os de existencia jam谩s hab铆a ocurrido algo as铆: bises de dos cantantes, consecutivos, y en un solo acto.

Despu茅s
Pasado el tiempo, se recordar谩n sin duda los momentos vibrantes de una interpretaci贸n musical coronados y agradecidos hasta las l谩grimas. Un paroxismo provocado por la voz de Javier Camarena en plenitud, su simp谩tica presencia y, asunto no menor para mucha gente, la aureola de su 茅xito l铆rico m谩s all谩 de los muros nacionales.

Y tal vez, ojal谩 no, se mantendr谩 en la memoria hist贸rica que el par de funciones de esta 贸pera de Donizetti, tan emblem谩tica en la carrera vocal de Olvera, Camarena y Cer贸n, y con la que la 脫pera de Bellas dirigida por Alonso Escalante Mendiola arranc贸 su Temporada 2020, s贸lo tuvo una puesta en escena a medias.

Y que la direcci贸n de concierto semiescenificado a cargo de C茅sar Pi帽a no estuvo regida por un concepto est茅tico sino por la gloria ef铆mera del pastelazo y se pudo entender, m谩s bien, como una La fille du r茅giment, bootleg version, que confundi贸 la comedia con lo infantil, el homenaje con la genuflexi贸n y el gui帽o hacia el p煤blico y los participantes con el fan service. Un batidillo al que no le faltar铆an defensores por coincidencias de c贸digos postales ni cr铆ticas m谩s desilusionadas que aguafiestas.

Y no se olvidar谩 tampoco que la 脫pera de Bellas Artes, presta siempre a los homenajes, cosech贸 un c煤mulo de aplausos engarzada como instituci贸n al aura de un cantante, de una potencia vocal, y no a la idea que armoniza todas las artes en un fen贸meno mismo y cuyo montaje es su raz贸n de ser. Pero, probablemente, dicho recuerdo se diluya para seguir hablando de los hijos del regimiento, sus metas conquistadas y las fiestas rituales que las celebraron y de las que todo el mundo oper铆stico en M茅xico quiso ser parte.