馃嚜馃嚫 La traviata en Barcelona

Dmitry Korchak y Lisette Oropesa en La traviata en Barcelona 漏 Antoni Bofill

Diciembre 19, 2020. Esta ajetreada temporada lice铆sta retom贸 con una Traviata suspendida tras las primeras representaciones en raz贸n de un nuevo y demencial recorte de entradas que hac铆a imposible levantar el tel贸n sin graves perjuicios, y no solo de 铆ndole econ贸mica. Por fin se lleg贸 a un acuerdo con las autoridades competentes (no s茅 si es el adjetivo justo) y con mil butacas a la venta (algo menos del 50% de la capacidad del teatro) se reanudaron las funciones restantes incluso con alguna nueva.

He visto una, siempre en el montaje aqu铆 ya visto de David McVicar que en esta ocasi贸n cont贸 con Marie Lambert en calidad de repositora y, como dije aproximadamente hace cinco a帽os, es un espect谩culo bello y adecuado solo con un par de tonter铆as para que no se lo tome por 鈥渢radicional鈥, aunque lo sea en el mejor sentido del t茅rmino, y con un importante trabajo con los personajes, en particular de Alfredo. Tal vez se pueda criticar (esta vez me choc贸 m谩s que antes) la presentaci贸n de los amigos de la protagonista, pero el conjunto funciona.

Con cuatro sopranos diferentes, tres tenores y tres bar铆tonos, m谩s dos directores, en esta situaci贸n fue imposible o铆rlos a todos, de modo que solo me referir茅 a los que he visto y o铆do. Daniel Montan茅 en muchas ocasiones hizo que la orquesta (bien, desde el punto de vista de la ejecuci贸n material) sonara innecesariamente fuerte y con un ritmo endiablado que, si pudo aceptarse por ejemplo en el cuadro de Flora, aunque fuera excesivo, impidi贸 en el 煤ltimo acto acentos y fraseo en momentos clave (por ejemplo, desde la llegada de Alfredo solo hubo un poco de calma en 鈥楶arigi, o cara鈥).

El coro, preparado como de costumbre por Conxita Garc铆a, conoce bien esta obra y su contribuci贸n a la velada fue apreciable. La protagonista de Lisette Oropesa, sin ninguna duda el elemento m谩s notable de la funci贸n, es musical y su interpretaci贸n fue buena. Si la voz carece de personalidad y su color no es nada del otro mundo, ahora ha adquirido cierta consistencia en el centro sin perder la extensi贸n y la precisi贸n en los agudos, y solo en pocas frases (pero de gran importancia) el instrumento resulta escaso y algunos efectos, discutibles.

Alfredo fue Dmitry Korchak, que aqu铆 es muy querido. Su voz, por timbre y emisi贸n, de una nasalidad por momentos molesta, no es la ideal para un tenor verdiano: canta bien, pero, cuando el sonido se adelgaza para los piani, es inaudible o resulta carente de todo color. La extensi贸n es adecuada as铆 como la t茅cnica (que no logr贸 evitarle alg煤n problema al comienzo de 鈥楿n d矛 felice鈥), la figura esbelta y la interpretaci贸n desenvuelta. Giovanni Meoni ha tenido, desde mi punto de vista, altos y bajos en su carrera ya desde su lejano rey en Ernani en la 脫pera de Flandes. Ahora su canto tiene m谩s matices, pero la voz ha perdido volumen y esmalte en la zona aguda.

Entre los numerosos comprimarios hay que se帽alar sobre todo el interesante Douphol de Gerardo Boullon, as铆 como a las competentes Flora (Laura Vila) y Annina (Gemma Coma-Alabert). El p煤blico (mucho, en la situaci贸n aludida) demostr贸 su satisfacci贸n, en especial por la labor de Oropesa.

Click here to change this text