Anja Harteros: Wagner, Berg, Mahler


Anja Harteros: Wagner, Berg, Mahler Orquesta Filarmónica de Múnich
Valery Gergiev, Director
Münchner Philharmoniker

Un nuevo lanzamiento de Anja Harteros es siempre imprescindible para los amantes del arte del canto. Además de ser una de las mejores y más refinadas sopranos de la actualidad, sus álbumes, grabados con mayor frecuencia en vivo, son raros y preciosos. Prácticas tan habituales hoy en día como la publicidad en redes sociales y el lanzamiento del CD con filas de autógrafos no forman parte de la manera de ser de Harteros. Su mundo no es el de lo efímero, lo superficial, sino el del arte más profundo, del sentimiento, y el de la introspección. Al poner música a ‘Ich bin der Welt abhanden gekommen’ (Estoy perdido para el mundo), con un texto del poeta Friedrich Rückert, Gustav Mahler habría exclamado: «¡Soy yo!» Es muy posible que Harteros también se identificara con al menos los versos finales del poema: «Morí ante la agitación del mundo / Y descanso en una región serena / Vivo solo en el cielo, / En mi amor, en mi canción.» Por todo eso, por tener un repertorio del más alto nivel, con la impecable dirección de Valery Gergiev y la excelente Filarmónica de Múnich, es un disco para apreciar y saborear.

Con tres ciclos de canciones que van desde el romanticismo de Richard Wagner, pasando por el romanticismo tardío de Gustav Mahler, hasta el período de transición entre el romanticismo y el atonalismo de Alban Berg, el repertorio está tan bien elegido, tan bien combinado, que incluso parece haber sido un proyecto estructurado y grabado en estudio. 

Sin embargo, parecen ser grabaciones realizadas durante varios conciertos o quizás ensayos. Como se informa en el folleto, las Wesendonck-Lieder, el ciclo de Wagner que abre el CD, fue grabado entre el 18 y el 21 de enero de 2018; las Rückert-Lieder, de Mahler, entre el 9 y el 13 de abril de 2018; y las Sieben frühe Lieder, de Berg, entre el 30 y el 31 de enero de 2020. No hay manifestación pública, como aplausos. Si, por un lado, esto elimina parte del calor del show en vivo, por otro lado, no rompe el estado de ánimo y enfatiza la introspección que impregnan las lieder. Aunque la calidad del sonido es bastante buena, es posible escuchar algunos artefactos, posiblemente ruido de la propia orquesta o del público.

En los años 1856 y 1857, Wagner se debatió entre dos pasiones: escribir la ópera Tristan und Isolde y Mathilde Wesendonck, esposa de Otto Wesendonck, su protector y mecenas. De la unión de estas dos pasiones y las discusiones con Mathilde sobre el libreto de la ópera, nació el ciclo Fünf Gedichte für eine Frauenstimme mit Pianoforte Begleitung (Cinco poemas para voz femenina y acompañamiento de piano), con poemas de Mathilde. Como ya indica el título, las canciones fueron compuestas para acompañamiento de piano. Sólo ‘Träume’, la última canción, fue orquestada por Wagner para ser interpretada, con un solo de violín, en el cumpleaños de Mathilde. Para las otras canciones, la versión interpretada por la Filarmónica de Múnich es la del director austriaco Felix Mottl, escrita en 1890, por lo tanto, después de la muerte de Wagner.

Gilles Cantagrel, en la Guide de la mélodie et du lied (Ed. Fayard), define a las Wesendonck-Lieder como «gritos íntimos del corazón a la amada Isolda» [traducción nuestra]. Aunque en un contexto completamente diferente, la misma definición se aplica a Harteros, quien al interpretar las canciones ya estaba madurando su Isolda y, de no haber sido por la pandemia de Covid-19, habría debutado en el papel icónico en julio de 2020, año significativo en el que el debut coincidiera con el lanzamiento del álbum.

Luego, en ‘Der Engel’, la canción que abre el ciclo y el disco, en el contraste entre el primer verso, más lírico, y el segundo, ya es posible sentir la versatilidad y la minuciosidad del canto de Harteros. Si en la primera estrofa su voz prácticamente fluctúa, como un ángel que desciende hacia el sol de la tierra, en la segunda, que se refiere al peso de un corazón, su voz adquiere un color más oscuro y las palabras obtienen más énfasis y mayor articulación. 

También es destacable la delicadeza con la que intervino el violonchelo de la Filarmónica de Múnich en respuesta a ‘Tränenfluten’, donde es casi posible visualizar el brote de una lágrima. Sin embargo, lo más destacado de esta canción es la forma en que se cantaron los versos ‘Da der Engel niederschwebt / Und es sanft gen Himmel hebt’, que narran el descenso del ángel para ayudar al corazón angustiado y llevarlo al cielo. La interpretación, además de sumamente poética y sensible, demuestra una técnica impecable, que permitió la emisión de un bello legato, ligero y muy bien sostenido, envuelto en una dinámica finamente tallada.

Después de ganar valientemente los desafíos de la frenética rueda del tiempo en ‘Stehe still’, alcanzando con calidad todo el largo requerido por la partitura, que también cuenta con numerosos saltos —y entre ellos un implacable salto de octava (Sol)—, están en las tres últimas canciones que canta Harteros los primeros sonidos de su Isolda. ‘Im Treibhaus’, subtitulado “estudio para Tristan und Isolde”, está predominantemente constituido por el diálogo entre dos temas de la ópera. Harteros tuvo otra oportunidad más para sostener magistralmente un extenso legato de piano, esta vez seguido de una nota larga, como en “Steiget aufwärts süsser Duft”.

Tras la atmósfera lúgubre de ‘Im Treibhaus’, en ‘Schmerzen’ llega el tema del día, presente en el segundo acto de Tristan und Isolde, y ecos de Siegfried. Es el momento más extrovertido del drama, cuando recordamos que Wagner es, sobre todo, un compositor de ópera y que Harteros es una gran cantante de ópera. A la exaltación dramática le sigue ‘Träume’, quien, con sus sueños y su desafiante línea melódica, trae el tema del dúo del segundo acto de la ópera y demuestra toda la homogeneidad y delicadeza que los músicos de Múnich y su director, Gergiev, son capaces de lograr.

Alban Berg compuso sus canciones juveniles entre 1904 y 1908, cuando era estudiante de composición de Arnold Schönberg y estaba a punto de casarse con Helene Nahowski. Veinte años más tarde, poco después del debut de Wozzeck, Berg seleccionó siete canciones, las orquestó y dedicó el conjunto a su esposa. Si los elementos bucólicos, la conexión con la naturaleza, la noche …, temas queridos por el lied romántico están presentes, en los poemas seleccionados por Berg no hay pesimismo ni sufrimiento por amor, también constante en las canciones del fin-de-siècle vienés.

En la primera canción, ‘Nacht’, se puede sentir la influencia de Mahler y Debussy. La melodía recuerda, en muchos momentos, a ‘Um Mitternach’, del ciclo Rückert-Lieder de Mahler, la última canción del CD. También se menciona a Debussy de forma casi explícita. El colorido orquestal se enriquece con la voz amaderada de Harteros que, al cantar “Gieb acht” con el bosque, genera un efecto muy interesante.

En la segunda canción, ‘Schilflied’, sin duda nos damos cuenta del carácter contrapuntístico y de cámara de la orquestación de Berg. Aunque no hay un marcado contraste entre los estilos de las canciones, cada una tiene su propio colorido orquestal. Por lo tanto, ‘Die Nachtngall’ es solo para cuerdas e ‘Im Zimmer’ es para vientos de madera. En todos ellos —salvo en ‘Die Nachtngall’, claro— el contrapunto entre algún suelo de madera y la voz es prácticamente constante. Todo el bello efecto diseñado por Berg se perdería sin un conjunto preciso y transparente, como el que forman las orquestas de Múnich y Harteros.

Sin duda, el ciclo de cinco canciones compuesto por Mahler entre 1901 y 1902 a partir de poemas de Friedrich Rückert es uno de los más bellos y apreciados del repertorio romántico. A diferencia de Kindertotenlieder, también basado en poemas de Rückert, no es un ciclo temático, sino solo un conjunto de canciones. Por lo tanto, el orden varía de una grabación a otra, según las preferencias del intérprete. El orden elegido por Harteros y Gergiev parte de la ligereza aromática de ‘Ich atmet ‘einen linden Duft’, pasa por la ofrenda de amor de Mahler a Alma, su futura esposa, en ‘Liebst du um Schönheit’, a través del proceso de creación artística con ‘Blicke mir nicht in die Lieder!’ y por el distanciamiento del mundo en ‘Ich bin der Welt abhanden gekommen’, hasta llegar, como conclusión, a la solemne y suplicante ‘Um Mitternacht’.

En ‘Ich atmet ’einen linden Duft’, fluido como “la suave fragancia del amor cantada en el lied”, la voz de Harteros flota suavemente sobre la delicada orquesta, en contrapunto al bosque. La refinada soprano optó por una dinámica sutil y algunos interesantes portamentos. Especialmente en esta canción, se nota el control que tiene sobre su respiración.

A la dulce fragancia del amor le sigue la única canción de las cinco que Mahler escribió en 1902 (las otras cuatro son de 1901) y la única que no orquestó, sino que mantuvo en la versión de piano y voz. ‘Liebst du um Schönheit’ fue escrito especialmente para Alma Schindler, con quien acababa de casarse. La versión orquestal que se escucha en el CD data de 1916, cinco años después de la muerte de Mahler, y fue realizada por Max Puttmann. Es interesante notar la diferencia entre las tres primeras estrofas, donde la conclusión es “así que no ames” y la cuarta (“¡o ja – mich liebe!”). Además de la marcada diferencia en la forma de cantar la palabra “liebe”, el canto austero de las tres primeras estrofas da paso a una alegre luminosidad, el amor que ama por amor, muy bien creado por Harteros, en la estrofa final.

Más que las cualidades literarias de los poemas de Rückert, era su carácter personal, ese sentimiento de leer algo nacido de los dolores y placeres cotidianos, lo que atraía a Mahler. Además, como señalamos al comienzo de esta reseña en relación con ‘Ich bin der Welt abhanden gekommen’, una cierta identificación personal del propio Maher con los textos que estaba leyendo. 

De esta forma, Mahler se identificó con ‘Liebst du a Schönheit’ hasta el punto de utilizarla no solo para declarar su amor por Alma, sino para decirle que era por el amor que sentía por ella, no por el prestigio que tenía, por lo que debía hacerlo. También puso su sentimiento como compositor en ‘Blicke mir nicht in die Lieder!’, donde se compara al compositor con las abejas que, al construir sus alvéolos, no se dejan observar, canción a la que Gergiev imprimió un tempo que transmitía el intenso movimiento de las abejas sin dañar la articulación del texto.

‘Ich bin der Welt abhanden gekommen’, la canción que “es” Mahler, puede que no suene así, pero es la más larga de las cinco. El tiempo, sin embargo, parece estar suspendido desde las primeras notas del hermoso solo de apertura del corno inglés. Su estilo recuerda al adagietto de la Quinta sinfonía y también incluye una cita de Tristan und Isolde en los solos primero del oboe y, después, del violín. A primera vista, la música puede parecer bastante melancólica. Sin embargo, la escucha atenta revela un sentimiento de profunda paz ante el de quien cambió la agitación del mundo por su pedazo de cielo: su amor y sus canciones. En este sentido, el ritmo que empleado Gergiev es muy alegre, donde empieza y acaba, e imprime un poco más de velocidad en la estrofa central, donde el autor revela su desapego del mundo. También Harteros, en su interpretación, acentuó este contraste al cantar esta estrofa de una manera más luminosa. En la estrofa final de la canción, se transmite una sensación de paz casi trascendental. Sin embargo, el reposo sólo llega en la segunda parte del último verso, “in meinem Lied”, tras el delicado suspenso creado al comienzo del mismo verso, “In meinem Lieben”, y cantado con pasión por Harteros.

Con la llegada de ‘Um Mitternacht’, la última canción del CD, el ambiente cambia de la paz trascendental a la angustia oscura de la que solo puedes escapar con total entrega. Si en las cuatro primeras estrofas Harteros imprime la angustia oscura de la que parece no haber escape, en la última parece entregarse por completo —¿a Dios, al arte de Mahler, a la música?—, coronando una interpretación magistral con un gran final.

El disco entero está disponible en YouTube:

https://www.youtube.com/watch?v=GOxtt-kT_-c