El 20º Concurso Brasileño de Canto Maria Callas

El 20º Concurso Brasileño de Canto Maria Callas
Los finalistas del Concurso Maria Callas con el jurado

Abril 3, 2022. Todo comenzó en 1983, seis años después de la muerte de Maria Callas (el 16 de septiembre de 1977), cuando Paulo Abrão Esper, creador y director del Concurso Brasileiro de Canto Maria Callas, compró su primera ópera completa en LP. Fue Lucia di Lammermoor de Donizetti, con Callas en el papel principal. “Apenas comencé a escuchar los discos, me dejé transportar por la voz de Callas, fuerte y con un intenso dramatismo interpretativo —dice Esper—. Desde su primera aria quedé fascinado, asombrado, como si estuviera viendo una película con una carga dramática muy fuerte. El intento de imaginarla en el escenario me fascinó.” Solo diez años después, en 1993, nació el concurso de canto brasileño, que lleva el nombre de la gran diva greco-americana.

En un principio, el concurso Maria Callas se realizaba cada dos años, pero a partir del 2013 pasó a ser anual, de modo que en 2022 alcanzó el hito de las veinte ediciones. Durante estos años, fueron parte del jurado grandes nombres del canto lírico como Magda Olivero, Fedora Barbieri, Luigi Alva, Katia Ricciarelli, Ernesto Palacio, Chris Merritt, Sophie Koch…

Este año le tocó el turno a la simpática y destacada mezzosoprano argentina Cecilia Díaz, una polifacética cantante cuyo repertorio como solista en importantes teatros va desde el barroco italiano de L’Incoronazione di Poppea, de Claudio Monteverdi, donde interpretó a Nerón, al romanticismo francés de la seductora Dalila, de Samson et Dalila, de Camille Saint-Saëns, pasando por el bel canto belliniano y el romanticismo de Verdi y Wagner.

En el jurado estuvieron también representantes de algunas de las revistas internacionales más importantes del mundo de la ópera. En esta vigésima edición, la revista española Ópera Actual, a través de Fernando Sans Rivière, la revista italiana L’Opera, en la persona de Sabino Lenoci, su editor y fundador, la revista brasileña Concerto a través de Jorge Coli. Yo tuve el honor de participar como corresponsal de Pro Ópera (México).

Además de Cecilia Díaz y representantes de las revistas, el jurado, presidido por el maestro Luiz Fernando Malheiro, también estuvo integrado por Carlos Rauscher, Robison Tirotti y José Velasco, el empresario artístico español siempre ávido de descubrir jóvenes talentos.

¡Hasta hubo varios jóvenes talentos en México! Algunos de ellos vinieron a Brasil para participar en el Concurso Maria Callas y regresaron a casa con importantes premios. Entre las mujeres, la gran ganadora fue la soprano mexicana Fernanda Allande. Poseedora de una voz potente y agudos precisos y bien sostenidos, a sus 24 años ya es una cantante prácticamente lista. El segundo premio femenino también fue para México: la mezzosoprano Itzeli Jáuregui (28 años), quien combinó un potente grave con un dramatismo notable. Multinacional, el tercer premio se repartió entre la soprano argentina Candela Gotelli (24 años), siempre en busca de construir sus personajes de forma escénica, y la mezzo brasileña Julia Martins Solomon, que a los 25 años supo interpretar a Mozart con la transparencia y sutileza que exige el compositor.

También en el ala masculina, México se llevó el primer premio a través de Carlos Arámbula, un barítono de 30 años, un cantante maduro y de voz bien acabada. Luego llegó el tenor brasileño Guilherme Moreira (26 años), dueño de un timbre envidiable. En tercer lugar, otro brasileño: el barítono musical Isaque Oliveira, de 30 años.

Entre los que no fueron premiados, no podía dejar de mencionar a la más joven de todas: la soprano mexicana Alejandra Borrego, de tan solo 19 años. Aunque no entró en la lista de ganadores, Alejandra llegó a la final, lo cual no es poca cosa para una cantante de su edad. Sin duda, aún le queda un largo camino por recorrer, pero si persiste con la determinación y las ganas de aprender que mostró durante estos días, y con la minuciosidad con la que interpretó cada aria, es una seria candidata a realizar una hermosa carrera.

Este año más de 100 jóvenes latinoamericanos se inscribieron al concurso. De ellos, 43 fueron seleccionados para las semifinales, realizadas en São Paulo los días 28 y 29 de marzo, y 16 pasaron a la final, que tuvo lugar el día 31 en Jacareí, la acogedora ciudad de Paulo Esper. De los finalistas, además de los siete mencionados anteriormente, elegidos por el jurado, muchos otros recibieron premios específicos que les otorgarán actuaciones en óperas y recitales. Cada candidato presentó una lista de seis arias. Me llamó la atención la preferencia por Mozart y Puccini y la casi ausencia de Verdi. Si bien es cierto que Verdi no es para todas las voces, tampoco lo es que Mozart está cerca de ser fácil: al contrario, es un compositor que expone todos los defectos posibles del intérprete.

Era mi primera vez como miembro del jurado en un concurso presencial. Ya había participado en la edición del 2020 que, por causa de la pandemia, fue totalmente virtual. La tarea de elegir no fue fácil y la responsabilidad fue enorme. El arte de cantar no es una ciencia exacta, ya que cada cantante es un ser humano con diferentes talentos y necesidades. Hay muchos estilos y calidades diferentes, y hay que seleccionar, hay que elegir. Por otro lado, la tarea se vuelve sumamente gratificante gracias a la alegría de los ganadores y a la implicación y dedicación de todos los finalistas.

Durante estos días, las actividades del concurso no se limitaron a las audiciones. Los días 27 y 28 de marzo tuvo lugar el concierto inaugural, con la presencia de la Orquesta Sinfónica de Santo André dirigida por Abel Rocha, su director titular, y la conferencia de Sabino Lenoci sobre ópera en la Scala de Milán, ilustrada con un recital. En ambos eventos se presentaron ganadores de ediciones anteriores del concurso: las sopranos Maria Sole Gallevi y Raquel Paulin, la mezzosoprano Andreia Souza, los tenores Lucas Melo y Daniel Umbelino y el barítono Rodolfo Giuliani. 

Como un cantante nunca puede dejar de cuidar su mente, también se ofreció la conferencia sobre ópera y salud mental, a cargo de los psiquiatras Andrés Santos y José Paulo Fiks, dos amantes de la ópera y promotores de veladas con ganadores de concursos. Además, los jóvenes cantantes tuvieron dos oportunidades de participar en clases magistrales con la mezzosoprano Cecilia Díaz, quien los escuchó e instruyó de manera generosa y acogedora. Finalmente, como no podía ser de otra manera, para celebrar el cumplimiento de las veinte ediciones, Paulo Esper organizó una exposición en Jacareí, donde exhibió parte de su tesoro: una colección de discos, fotos y libros en torno a Maria Callas, su musa, así como como artículos sobre el concurso.

Como dijo Cecilia Díaz en una de sus masterclasses, al ganar el concurso, la cantante solo pasa por una puerta, pero hay muchas cosas involucradas en la construcción de una carrera. Deseo sinceramente que todos estos jóvenes logren cultivar su arte, que sean instruidos por buenos maestros y que encuentren escenarios serios para dar vida a tantos personajes fascinantes, de los cuales tuvimos pequeñas muestras. En estos tiempos tan duros que estamos viviendo, el arte es tanto más necesario cuanto menos valorado está. Que tengan las agallas para persistir y buena suerte. ¡Éxito!

Los videos de la final del concurso y el recital de los ganadores se pueden ver en Facebook, en la página de Cia Ópera São Paulo: https://www.facebook.com/COSPOficial