🇺🇸 Gianni Schicchi y L’enfant et les sortilèges en Pasadena

Escena de L’enfant et les sortilèges de Ravel en Pasadena

Febrero 2, 2020. La Compañía Pacific Opera Project (POP) acompañó la comedia de 1918 de Giacomo Puccini y Giovacchino Forzano con L’enfant et les sortilèges (El niño y los sortilegios) de Maurice Ravel y Colette de 1925, un par de óperas poco conocidas, a una audiencia muy receptiva en el Occidental College. Los fanáticos angelinos de la ópera saben que el director artístico del POP, Josh Shaw, les da buenos espectáculos, incluso si sus títulos no son conocidos, y que sus comedias siempre son divertidas. 

Basado en una historia de La divina comedia de Dante, el libreto de Forzano para Gianni Schicchi involucra a una familia que lucha por lo que cree debe de ser su herencia. Según el pasaje, Schicchi fue condenado al Infierno por engañar a la Iglesia al tomar el lugar del recientemente fallecido Buoso Donati al escribir un testamento falso. Buoso ha dejado todos sus bienes mundanos a un monasterio. Schicchi le da algo de propiedad a los familiares “afligidos”, pero se reserva una gran parte para sí mismo, recordándoles que el castigo por participar en el crimen es la pérdida de la mano derecha y el destierro.

El talentoso actor cómico y bajo-barítono E. Scott Levin fue un intrigante Schicchi que logró convencer a un abogado y a testigos de que era el moribundo Buoso Donati. Sorprendentemente, lo hizo con un gran gorro de dormir y sábanas sueltas pero sin cortinas para esconderse detrás. Creó con su voz la mayoría de los aspectos del personaje fatalmente enfermo.

David Handler construyó el set de la unidad que fue suficiente para ambas óperas, pero sospecho que el diseño original al menos fue influenciado por el director artístico Shaw. Una gran cama con ruedas sirvió tanto para Schicchi como para L’enfant. Otras piezas incluyeron un armario del que cayó el cuerpo del recién fallecido Buoso, cajones llenos de papeles que volaron, separando los estantes de los libros, y una chimenea profunda que permitió que los personajes de la ópera de Ravel entraran como por arte de magia. La iluminación de Marie Scott Mawji ayudó enormemente con los efectos técnicos necesarios para presentar estas óperas. La diseñadora de vestuario Maggie Green ubicó la acción en 1955 para ambos espectáculos.

Gianni Schicchi también es una historia de amor porque la hija del impostor, Lauretta, está enamorada del sobrino del muerto, Rinuccio. Fue ella quien cantó la famosa aria ‘Oh, mio babbino caro’ para convencer a Schicchi de que se les permitiera casarse. Finalmente, la pareja tendría una participación importante en las ganancias del crimen. Jonathan Matthews fue un joven y enérgico Rinuccio; y Tiffany Ho, una Lauretta gloriosamente radiante y de voz plateada, de quien espero escuchar mucho más en el futuro cercano. Como la Zita sabelotodo, Sharmay Musacchio trató de gobernar el refugio de Donati pero fue burlada por Schicchi. 

Después del intermedio, el POP presentó L’enfant et les sortilèges. Durante la Primera Guerra Mundial, el director de la Ópera de París, Jacques Rouché, le pidió a Colette que proporcionara el texto para un ballet. Colette originalmente escribió la historia como parte de sus Divertissements pour ma fille (Entretenimientos para mi hija). Ravel dijo: “Me gustaría componer esto, pero no tengo hija”. Por lo tanto, Colette convirtió el personaje principal en masculino, revisó el texto y convirtió la pieza en un libreto de ópera. 

Kimberly Sogioka, la traviesa Gherardino de Schicchi, tuvo varios arrebatos violentos de mal genio, por lo que su madre, cantada con tonos fuertes por Sonja Krenek, envió al niño a su habitación con pan duro y té sin azúcar para cena; y no fue la mejor de las madres, por lo que se necesitaban hechizos para que este chico se convirtiera en un ser humano sensible. Solo en su habitación arrojó objetos, destrozó libros y rompió platos. Levin y Musacchio cantaron y bailaron mientras atraían al niño a su entorno. Fueron divertidos y sentimentales al mismo tiempo que hicieron que el niño se diera cuenta de que los animales sienten dolor al igual que los humanos.

Con los diseños creativos de Maggie Green, Danielle Marcelle Bond como la Taza de té de porcelana y Robert Normand como la Tetera de arcilla bailaron un pas de deux y cantaron un dueto. Comenzando como un sillón, dos manos y brazos con mangas, aparecieron desde su espalda y una cabeza apareció desde su centro. La gran silla de color canela y su delgada compañera de flores de color rosa, interpretada por Tom Sitzler y Audrey Yoder, se convirtieron en bailarines cantantes que usaban sillas y que, como los platos, querían alejarse del niño travieso. Un profesor de aritmética, William Grundler, bailó con un grupo de estudiantes que arrojaban números. Varios animales del jardín asustaron al niño pidiendo venganza hasta que lo vieron vendar la pata sangrante de una ardilla.

La ópera terminó cuando el niño mostró que había aprendido una lección importante y su madre regresó. Como no hay un foso de orquesta en el Thorne Hall, el ensamble tocó detrás de los cantante con Josh Horsch al frente de una orquesta de 26 instrumentos en una interpretación a veces mezclada y otras veces translúcida de estas obras de principios del siglo XX.