🇮🇹 Giulio Cesare en Milán

Octubre 21, 2019. La ópera de Georg Friedrich Händel no ha tenido gran presencia en el Teatro alla Scala, y el motivo ha sido su reencuentro con el gusto de un público, particularmente sensible a la poética del melodrama italiano del siglo XIX y principios del XX, que ha siempre visto con suspicacia al teatro barroco. Sin embargo, en estas últimas temporadas la ejecución de obras handelianas ha sido menos esporádica y se puede afirmar con certeza que finalmente, y después del clamoroso éxito de este Giulio Cesare, el teatro musical händeliano ha librado completamente la aduana del máximo teatro italiano. 

La Scala confeccionó un montaje escénico de primer orden, comenzando por el elenco, que fue de alto nivel. Por primera vez en la sala del Piermarini se han podido escuchar cuatro buenos contratenores. Bejun Mehta, que personificó al protagonista con gran carisma vocal y escénico, mostrando ductilidad, finura e ímpetu, utilizando un timbre matizado y muy sólido. En el papel del pugnaz Sesto, Philippe Jaroussky dejo en evidencia un color vocal muy personal y canto audaz; como también Christoph Dumaux, que convenció como un Tolomeo traidor, violento y brutal, sin problemas en el canto de agilidad. Danielle De Niese, que siempre ha amado el papel de Cleopatra, estuvo seductora y sensual, y supo mover su precisa y entonada voz con virtuosismo y pasión, así como con fascinante e intimista abandono. Sara Mingardo fue una perfecta Cornelia, afligida y patética, siempre conmovedora. Completaron el elenco el áspero Achilla de Christian Senn y los óptimos Renato Dolcini (Curio) y Luigi Schifano (Nireno). 

Bejun Mehta como Giulio Cesare en Milán

Robert Carsen sabe, como pocos, hacer teatro barroco, y en su Giulio Cesare demostró una vez más el haber entendido sus mecanismos y sus engranajes. Una ópera basada completamente en el aria da capo es un verdadero reto para un director de escena, y Carsen lo ha vencido ampliamente, exhibiendo una infinidad de ideas, de originales encuentros, como también con divertidas soluciones, dotándolo escénicamente, pero sin saturar los puntos cerrados de esta obra händeliana, con pleno respeto a la trama y a la música. Se escucharon arias transformadas en verdaderos “duetos” fingidos (claramente con interlocutores mudos que interactuaban con mímica) y también en verdaderos “ensambles” mediante el uso de exactos y nunca predecibles movimientos de expresión corporal. Carsen ambientó la obra en una época contemporánea sin superponerse nunca al libreto; por el contrario, ampliándo sus implicaciones psicológicas. Fue así casi de manera natural que la ópera concluyó con un acuerdo entre Cesare y Cleopatra para la explotación de pozos petroleros, y aunque esto tiene poca importancia, lo que cuenta es que Carsen captó el espíritu de esta obra maestra, restituyéndolo con agudeza, habilidad técnica y maestría en la materia. 

Finalmente, un aplauso también para la Orquesta del Teatro alla Scala con instrumentos históricos, que es ya desde hace algunos años una realidad. Giovanni Antonini la guío con flexibilidad y vigor, captando de la mejor manera cada aspecto rítmico y melódico de la espléndida partitura handeliana.