🇺🇸 Alì Babà en Albuquerque

Asraf Seweilam como Alì Babà en Albuquerque © Lance W. Ozier

Octubre 25, 2019. El viernes 25 de octubre la Opera Southwest inauguró su temporada 47 con la ópera Alì Babà del compositor Giovanni Bottesini y el libretista Emilio Taddei en una versión reconstruida por el director de orquesta Anthony Barrese de la partitura original. Para el libreto, los autores se basaron en el texto usado en una ópera francesa de Luigi Cherubini basada en la versión orientalista del arqueólogo Antoine Galland de Las mil y una noches. Taddei lo tradujo al italiano y lo acortó considerablemente. La ópera se estrenó en 1871. 

La versión 2019 fue dirigida por Foad Faridzadeh como una comedia hilarante ubicada en la década de 1940. Lo que la ópera requería para tener éxito era un protagonista sensacional, que fue el caso del bajo bufo Ashraf Seweilam como Alì Babà, que llenó el escenario con su sola presencia y un timbre bronceado y resonante.

La escenografía de Richard Hogle consistió básicamente en arcos iluminados con luces neón coronados por un círculo. Al fondo de cada escena se proyectó una cueva diseñada por Media Vision. La iluminación de Daniel Chapman creó el ambiente apropiado para cada escena, en tanto que los vestuarios femeninos de Carmella Lynn Lauer fueron coloridos; los masculinos, blancos o negros; todos cortados a la usanza de los años 40 del siglo pasado. 

La soprano Monica Yunus fue una dulce y enamorada Delia y su tenor Christopher Bozeka se ganó al público con un cálido legato. Laurel Semerdjian fue una intrigante Morgiana que cantó con excelente dicción y buen timing cómico. Como el Jefe de la aduana, Aboul Hassan fue interpretado por un imponente Kevin Thompson con una nasalidad que ayudó a su rol de villano. Una de las voces más interesantes fue la de Darren Stokes, el bajo-barítono que cantó el rol de Orsocane, un tipo duro con timbre oscuro y resonante. 

Tres miembros del programa de jóvenes artistas de la casa —Matthew Soibelman como el Tesorero, Jonathan Walker-Van Kuren como el Ayudante de Orsocane y Kameron Ghanavati como el esclavo de Alì Babà impresionaron con sus capacidades vocales e histriónicas a pesar de su juventud. El ensamble coral, dirigido por Aaron Howe, destacó por su presencia. Gracias al director Barrese pudimos escuchar esta ópera prácticamente olvidada. Bien valió la pena el viaje a Albuquerque.